sábado, 29 de diciembre de 2012

Las reformas de 2013: Odisea del Estado.


Consejo de ministros del 19 de diciembre pasado.
El primer ministro Juan Jiménez traza el mapa de reformas que el gobierno pondrá en marcha el próximo año.

Yo no he sido muy mediático por circunstancias de tiempo. Probablemente no es mi estilo. Y estoy aprendiendo. Me equivoco y seguro me equivocaré más. Pero estamos trabajando muy fuerte”.

Así reflexiona el primer ministro Juan Jiménez en la noche de un largo viernes. A la mañana siguiente lo sorprenderán unos cólicos renales por unos cálculos que lo sacarán unos días de circulación.

Según la última encuesta de Ipsos Apoyo, solo un 18% aprueba la gestión del primer ministro, pero su nivel de desaprobación es de los más bajos (46%) en relación a los poderes públicos. Un 36% “no precisa”.

Al terminar la conversación queda claro que, luego de cinco meses: 1) sabe que es el premier más ignorado por los medios en lo que va de la administración de Ollanta Humala y hasta ahora el más desconocido para el gran público, pero, 2) es también quien contribuye principalmente a delinearle una personalidad política propia al gobierno.

Reformas. Ese es el concepto que Jiménez insiste en destacar. Son 7 y las enumera en detalle: minería ilegal, tributaria, previsional, magisterial, Fuerzas Armadas y Policía, Salud Pública y Servicio Civil.

Las cinco primeras ya se emprendieron. Las dos últimas serán prioridad en el 2013.

Aumento por Reforma.

Ese norte también marcó la discusión entre el Ejecutivo y el Poder Judicial a propósito del entrampamiento en el aumento de sueldos para los magistrados.

Gobernar es decidir y, sobre todo, asignar los recursos”, resume el premier. “No diría que el problema es presupuestal sino fundamentalmente la necesidad de incorporar esa temática de reformas. La palabra que hoy caracteriza al gobierno es esa. Y creo que también debería serlo en la Justicia. No hay una negativa a tocar el tema remunerativo.

El avance está vinculado a que podamos fortalecer el sistema judicial y eso tiene que ir de la mano con la legitimidad que ellos tienen”.

Y aclara: “estoy seguro que los esfuerzos que ha hecho César San Martín en esa línea son consistentes con ese objetivo, pero es un proceso que seguramente tomará años. Confío mucho en el doctor Enrique Mendoza, que además es una persona con experiencia de gestión”.

¿Presionó para influir en la votación de la Suprema a favor de Mendoza, como lo sugirió el magistrado Duberlí Rodríguez?

“Fueron unas declaraciones desafortunadas, que además las sacaron de contexto. No era una denuncia. Soy una persona que siempre estuvo muy preocupada por la reforma del Poder Judicial. Es equivocado pensar siquiera que yo pueda estar buscando su afectación. Me niego a que pueda haber algún tipo de influencia política”.

Seguridad y Conflictos

La reforma de las Fuerzas Armadas y la Policía tuvo sus titulares en los importantes ajustes de la escala salarial. Jiménez asegura que el proceso “modernizará tanto la organización como la institucionalidad. En la parte disciplinaria se está fortaleciendo las sanciones a los malos elementos y su separación rápida. Vamos hacia una nueva Policía pero esto va de la mano con la parte logística. El próximo año tendremos un mejor equipamiento y se va a sentir en la calle la mayor seguridad”.

El primer ministro le dedica especial atención a las áreas de criminalística, pues considera que la investigación en ese rubro se encuentra bastante debilitada. Una nueva ley servirá de punto de partida. “Si no estamos a tono con las últimas tecnologías, difícilmente podremos combatir el crimen”. Otro proyecto de ley que ya está en el Congreso regula mecanismos de investigación como agentes encubiertos y escuchas telefónicas.

Considera que el reciente desmantelamiento de la llamada Gran Familia, la más grande banda criminal del norte del país, “es consecuencia de otra ley de este gobierno, que es la de lavado de activos. Capone no cayó por homicida sino por evasor. Nuestra norma es precursora en América Latina, porque ahora no requieres tener un delito preexistente para iniciar una investigación de lavado. Los crímenes vinculados a la minería ilegal, contrabando y corrupción, que normalmente son muy difíciles de probar, tienen un elemento clave en esta legislación”.

Añade que la Unidad de Inteligencia Financiera ha sido repotenciada y “han aumentado muchísimo” sus reportes a la Fiscalía. “Lo que pasa es que tenemos muy pocos peritos en criminalística. Las fiscalías del crimen organizado son 4 en todo el Perú, y solo tienen en total 20 fiscales. Estamos conversando con el Fiscal de la Nación para solucionar estos problemas”.

Si los anteriores gabinetes colapsaron bajo el estruendo político del proyecto minero Conga, el período de Jiménez se va caracterizando por un menor impacto de los conflictos sociales.

“Se requería una reestructuración total del problema”, explica.

“Teníamos una oficina que se llamaba de conflictos, sumamente reactiva, que llegaba como los bomberos a apagar incendios y no antes. Con Vladimiro Huaroc hemos construido una estructura muy preventiva. La Oficina de Diálogo y Sostenibilidad tiene justamente los dos elementos: el de la negociación, cuando hay que hacerlo, y la sostenibilidad que plantea acuerdos mínimos para la inversión. Tenemos que ir por un camino distinto al que se ha tomado hasta el momento. Los resultados nos dicen que es una vía. Los problemas de los últimos meses han estado vinculados sobre todo a huelgas laborales, no a conflictos sociales”.

Cifra en 20 los conflictos desactivados hasta el momento con el nuevo enfoque.

“El segundo nivel de este trabajo va a estar vinculado a un modelo de desarrollo de infraestructura para las comunidades vinculadas a los proyectos extractivos”, anuncia. “Lamentablemente, los gobiernos regionales que reciben el canon no tienen una política de invertir en estas zonas porque suelen tener poca población. Pero es muy importante que los proyectos tengan legitimidad”.

Jungla de Trámites

El próximo año el gobierno comenzará “provocando a la ciudadanía para que nos diga qué tan mal estamos”.

Explica que “desde hace algunos meses venimos trabajando en una estrategia que apunta a la reforma y modernización del Estado. Se vincula con dos aspectos claves: adelgazar la regulación a veces exagerada en el ámbito de inversiones para hacerla mucho más concreta y que le genere confianza y predictibilidad al inversionista. Pero también darle un canal adecuado a los derechos ciudadanos”.

Jiménez se refiere “a todos los trámites que los ciudadanos tiene que sufrir para conseguir una licencia, una autorización o un documento del Estado”.

Promete podar la jungla de TUPA’s: “El objetivo va a ser eliminar normas dentro del Estado. Y si un trámite queda eliminado, que así se mantenga. Y cuando haya que hacer regulaciones que sean aprobadas en una instancia mayor. ¿Qué pasó en México?

Invitamos al senador Salvador Vega, que condujo esto en el 2010, cuando era ministro de Gestión Pública. Eliminaron 14 mil normas pero al no dar un paso adicional, la burocracia se inventó 24 mil más”.

Señala que ya se encuentra listo el mapa de todos los trámites y ahora pasarán al “segundo nivel de acotación para reducir sus plazos, una reingeniería de procesos que determine los pasos a eliminar.

La secretaría de Gestión Pública de la PCM se encuentra a cargo “de una funcionaria estupenda que es Mariana Llona”.

Los ejemplos que menciona tocan desde la apertura de un centro educativo, con “40 trámites” y tiene que ver tanto con los gobiernos locales como el nacional, hasta el vía crucis para que un paciente pase de un hospital a otro en EsSalud.

La burocracia tiene aproximadamente 1.4 millones de funcionarios y cada año ingresan 40 mil más.

El premier señala que ese número no se recortará pero desbrozar la maraña de trámites tiene mucho que ver con la anunciada reforma del servicio civil. “Cuando eliminemos un trámite la administración tendrá que decidir la mejor tarea para ese funcionario”, adelanta.

Giros Presupuestales

Otra señal particular sobre los pasos de este gobierno se encuentra en los acentos del presupuesto general del próximo año. Jiménez señala dos particularidades.

La primera es la de los programas sociales, con casi el 80% de incremento de sus fondos. Considera que “Carolina Trivelli hace un trabajo excelente. Y es muy importante que no se estén politizando los programas sociales”.

Critica que “los medios no le han dado bola a la inversión en ciencia y tecnología. Vamos a cerrar el año con 6,6% de crecimiento y lo que tenemos que hacer es aprovechar este ciclo sostenido en el tiempo para hacer que el Perú se desarrolle. El Presidente lo plantea permanentemente como filosofía de trabajo en los ministerios. Y la clave de esto es la diversificación productiva. Hacer que el país deje de ser un exportador de materias primas y de agroexportación e industria textil, que son importantes, y avanzar a industrias más elaboradas. Parte central de esta estrategia es la visión del Presidente en el polo petroquímico del sur, que es fundamental porque va a implicar desarrollo de tecnologías y el desarrollo de una industria nueva que va a ser competitiva. Estamos quemando el etano, que es el insumo principal para el desarrollo del polo petroquímico. Necesitamos que la innovación sea el rumbo a seguir”.

Hay premura. Según el último estudio del Foro Económico Mundial, en el rubro de innovación el Perú ocupa el puesto 113 de un total de 142.

El Programa de Ciencia y Tecnología de la PCM es ahora presidido por el especialista Francisco Sagasti. El presupuesto para financiar proyectos en el rubro es en total de unos S/.300 millones e incluye fondos concursables en el Ministerio de la Producción. Adicionalmente se lanzó otro fondo de US$100 millones con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo.

Oposición y Ejecución

Según señales procedentes del gobierno anterior, los números de ejecución de inversiones serán una variable en el juego electoral del 2016.

Jiménez se defiende de los reportes que, a lo largo del año, mostraban un Ejecutivo rezagado.

“A los hechos me remito”, responde con cuadros en la mano. Según sus números, el 2012 cierra con 83% de ejecución de inversión pública por parte del gobierno nacional”.

Transportes y Comunicaciones y Defensa lideran la cuadrilla.
“Pedro Cateriano recibe el ministerio con el 5.8% de ejecución. Va a cerrar con el récord de gestión, que es 92%. Y ayer me decía que probablemente llegue al 99%. ¡Estaba insoportable Cateriano con sus cifras!”.

Y compara “con la data del 2007, que fue el primer año completo de Alan García. Solo ejecutaron el 36%”.

Menciona las virtudes de cada uno de los ministros. “Hace unos tres meses alguien dijo que éramos un gabinete de inútiles. Pero lo que tiene que saber la gente es que somos un equipo muy afiatado, bastante cohesionado y de mucha sinergia. No se puede bajar al insulto. Miren los números. Este es el gabinete de inútiles”.

Jiménez se va aclimatando en el ring de la política. “Hay mucha suspicacia y mucho encono”, apunta. “Soy picón y si me pegan también me gusta pegar. Pero en esta silla hay que sentarse bien”. (Enrique Chávez).

Fuente:

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.