domingo, 26 de octubre de 2014

Corrupción e inseguridad y no narcotráfico y terrorismo son los peores problemas del país.


Se persigue a la hoja de coca porque se es consciente que las estrategias para el control de la cadena de producción y comercialización de la cocaína no dieron resultados o simplemente fracasaron. Foto cortesía.
 
Felipe A. Páucar Mariluz.

Hasta el 2012, el terrorismo y el narcotráfico eran los problemas más sensibles en parte del territorio peruano, con la captura del ‘camarada Artemio’ líder del Comité regional Huallaga de Sendero Luminoso, CRH-SL, la precepción ha cambiado, pese a que ninguneadas voces aseguren que la inseguridad sigue ligada a estos flagelos, que sin duda deben ser combatidos hasta derrotarlos y controlarlos para que la lograda precaria paz sea sostenible.

En 2013, la delincuencia e inseguridad ciudadana (77%) ocupaban el primer lugar en el ranking de los principales problemas del país, seguidas por la corrupción (44%), la situación económica (30%) y la falta de empleo (28%), según reveló una encuesta nacional urbana de GfK .

En octubre de 2014, la encuesta nacional de GfK muestra el grado de incertidumbre de la ciudadanía. El ministro Urresti, con 41%, es el ministro con mejor aprobación. Ollanta Humala alcanza 25% y la primera dama Nadine Heredia 30%.

A la pregunta de si se siente seguro o inseguro de caminar por las calles de su ciudad, 84% respondió inseguro, frente a un 11% que dijo sentirse seguro y un 5% que no sabe, no precisa.

Todos los niveles socioeconómicos comparten la misma incertidumbre al transitar por las vías del país. En Lima, el porcentaje alcanza el 89%, mientras que en provincias llega al 80%. Pero hay que tener cuidado, una cosa es la percepción de un sector de la gente encuestada y otro el real efecto de la delincuencia en la sociedad donde los actos de violencia siguen siendo aislados salvo zonas puntuales donde el descuido y la complicidad con el crimen organizado es evidente.

En línea con la sensación de la gente, el no combatir la delincuencia es considerado, por un 65%, el aspecto más negativo de la gestión del presidente Ollanta Humala, aquí más de uno responsabiliza al morbo desmedido de los medios de comunicación y en particular de los programas periodísticos en radio y televisión que compiten por mostrar sangre y huesos.

En cuanto a la corrupción un elevado 90% cree que el nivel de corrupción es muy alto en el país, lo que evidentemente es un pasivo fuerte para el gobierno de Ollanta Humala quien llevó en campaña el compromiso de luchar contra la corrupción, por ello es percibido como el tercer personaje más corrupto del país antecedido por Alejandro Toledo y Alan García que se lleva el deshonroso trofeo del presidente más corrupto en la historia peruana, desplazando al reo en cárcel Alberto Fujimori.

La aprobación en primera instancia en el Congreso de la República de la no reelección de presidentes regionales y alcaldes es un avance pero nace coja porque también debió alcanzar a los congresistas, quizás porque la decisión parte del equívoco que los congresistas no manejan presupuestos, pero es innegable que fungen de lobistas de intereses particulares y ello es igualmente dañino.

 Jefa de Devida María del Rosario Morales Sánchez de la oficina Tingo María con mujeres del valle del Monzón. Foto Leyenda del Huallaga.

Tampoco es cierto que tanto presidentes regionales como alcaldes no roban durante su primer mandato sino que deben esperar un segundo. El elevado número de candidatos en las recientes elecciones parte de la premisa que se compite por la ‘mina de oro’ y que ganar las elecciones es como sacarse la Tinka, sabedores de la impunidad que caracteriza la gestión.

La corrupción y la impunidad son males lesivos que fueron agravándose con el tiempo hasta llegar a ser insostenibles, porque en “arca abierta el justo peca” y ello involucra a los organismo de fiscalización y control que fracasaron en controlar o erradicar el delito, aquí están en falta la Contraloría General de la República, las Oficinas de Control Interno y otros organismos e instituciones creados para velar por la transparencia y eficiencia en el manejo de los presupuestos para lograr obras públicas de calidad y programas sociales de magnitud e impacto en los más necesitados.

En cuanto al narcotráfico se ha construido una telenovela de nunca acabar con el objetivo de incentivar  la represión en los eslabones débiles de la cadena criminal del tráfico ilícito de estupefacientes, ante la incapacidad de controlar y desarticular a los capos de la mafia se descarga el peso de las armas de las fuerzas policiales y armadas y la espada judicial contra los campesinos cultivadores de materia prima que a falta de alternativas económicas sostenibles se aferra a sus cultivos no obstante ser conscientes que gran parte de su producción va a convertirse en droga. Sin embargo aquí hay que reconocer el esfuerzo que hace el gobierno por cambiar esta realidad, de acuerdo a los manifestado por el presidente de Devida Alberto Otárola.

En el Huallaga, casi no hay coca, el narcotráfico es inexistente, mientras el terrorismo ha desaparecido en lo militar, pero se insiste en la represión al ampliar el estado de emergencia en una amplia zona con el consiguiente recorte de los derechos constitucionales y la afectación a la inversión privada, con el justificativo que persisten las columnas narcoterroristas desplazándose por las márgenes del Huallaga como “Pedro por su casa”. Tal vez haya la necesidad de un trabajo más inteligente antes que represivo para avanzar y lograr el desarrollo sostenible en agricultura, ganadería, forestería, turismo y cultura.

Devida publicitaba desde hace buen tiempo que la “hora del cambio había llegado” efectivamente este cambio se hizo visible con la presencia de una mujer recta e inflexible con la ineficiencia en la jefatura de la oficina desconcentrada de Tingo María desde hace algunos meses, por tales méritos habría sido ascendida a un cargo importante en la oficina principal, se espera que su reemplazante continúe con el trabajo emprendido hasta obtener logros que son absolutamente necesarios para cortar el círculo vicioso del uso de cuantiosos presupuestos con escasos resultados tangibles. En un sondeo realizado con ocasión de las caravanas por el desarrollo y la inclusión, se percibe que la imagen de Devida cambia a positivo incluso en zonas hasta hace poco hostiles.

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.