miércoles, 22 de mayo de 2013

Alto Huallaga: En Yanajanca, denuncian cacería por venganza de ‘arrepentidos’ de SL.

Felipe A. Páucar Mariluz.*


Local comunal de Santa Rosa de Yanajanca donde los pobladores del valle debaten sus problemas o festejan sus éxitos. Foto Leyenda del Huallaga.

Santa Rosa de Yanajanca y Nuevo Jaén forman parte del valle de Yanjanca al que se accede desde el caserío Puerto Rico cruzando el río Huallaga, forma parte del distrito de Cholon, provincia de Marañón, departamento de Huánuco y está ubicado a 110 kilómetros al noroeste de Tingo María. Hasta el año 2011 fue un lugar difícil para vivir y donde la seguridad estaba ausente, al terror por la presencia de Sendero Luminoso se agregaba el terror que imprimía la represión de las fuerzas contraterroristas, era una zona donde  cualquiera podía ser denunciado de ser senderista o narcotraficante, muchas veces por venganza y sin pruebas.
A Mayo de 2013, es poco lo que ha cambiado en este valle, hoy como ayer, los pobladores denuncian que las fuerzas de seguridad y la justicia utilizan a elementos de Sendero Luminoso que fueron enfrentados y capturados por los propios moradores y que después de ‘arrepentirse’ como ‘colaboradores eficaces’, acusan y forman parte de la persecución de quienes les hicieron frente, logrando capturarlos en algunos casos. “Es por venganza.” afirman los comuneros que se sienten perseguidos y viven en tensión.
Desde los ministerios de defensa e interior  se hace intensa propaganda sobre la total pacificación en el Huallaga, mientras los pobladores del valle de Yanajanca que aspiran a vivir en paz para dedicarse a cultivos diferentes a la coca, aunque eso les signifique vivir en la extrema pobreza por varios años más, denuncian un retroceso a las décadas del 80 y 90 donde los terroristas lograban cierta impunidad a cambio de hacer capturar a campesinos que colaboraron con el senderismo bajo amenaza en zonas donde el terror era generado por el fuego cruzado, los secuestros, el ajusticiamiento y el asesinato con desaparición.
El sábado 3 de marzo de 2012, a 20 días de la captura del ‘camarada Artemio’ cinco senderistas con armas largas y cortas, secuestraron en Santa Rosa de Alto Yanajanca a Norbil Pérez Araujo de 23 años, en presencia  de su hermana Leidi Ofelia Pérez Araujo, se lo llevaron a Nuevo Jaén y a las 2 de la mañana del domingo cuatro lo condujeron en motocar al río Huallaga pasando por Santa Rosa de Alto Yanajanca donde le dieron muerte y arrojaron su cadáver al río Huallaga.
Un grupo de pobladores se organizaron y lograron la captura de uno de ellos, quien confesó que actuaron por orden de un tal “camarada Braulio”. Acusaron a Pérez Araujo de ser familiar de uno de los senderistas que habría colaborado con la captura de Florindo Eleutrio Flores Hala en Santa Rosa de Mishollo el 12 de febrero.
Según relatan pobladores y autoridades comunales, el senderista capturado fue identificado como Midwar Trujillo Vásquez a quien los moradores de Santa Rosa y Nuevo Jaén entregaron  a la policía y fiscalía de Tingo María el 6 de marzo, quienes no quisieron elaborar un acta de entrega del senderista confeso, aunque sí se comprometieron a dotar de seguridad al pueblo ante el pedido de investigación y garantías para los pobladores que temían represalias como efectivamente se produjo.
En Santa Rosa de Yanajanca se conformó un Comité de Autodefensa para luchar contra los remanentes terroristas que habían sembrado el terror durante años, después fue instalado una base del ejército peruano que permanece hasta hoy y desarrolla sus tareas en armonía y sin problemas con la población y próximamente será instalada una comisaría en Yanajanca, igual que en la Morada y Paraíso.
Reunión de moradores para denunciar la persecución de la justicia y policía utilizando a ‘colaboradores eficaces’ que buscan venganza por haber sido enfrentados y capturados. Foto Bladimir Angulo.
 
Otro hecho de sangre poco conocido fue el ocurrido a las 10 de la noche del 25 de julio de 2011, donde ocho elementos de Sendero Luminoso, entre los que se habrían encontrado los camaradas ‘Tiburcio’, ‘Dante’, ‘Freddy’ y ‘Cubillas’, según dieron cuenta los pobladores, que eran mandos del Comité Regional Huallaga de SL jefaturado por el reo en cárcel ‘Camarada Artemio’, se llevaron a la fuerza a Remigio Bermúdez Anampa de 50 años y a su hijo Isaías Bermúdez Ascate, para después de torturarlos acusados de ser soplones y ladrones, soltarles con la amenaza de no denunciar la agresión, porque serían eliminados junto a la familia.
Remigio Bermúdez Anampa al ser masacrado quedó con el tabique destrozado y con el tiempo la herida devino en cancerosa, según versión de la esposa Anselma Ascate Altamirano. Bermúdez fue atendido en el hospital de Huánuco, luego trasladado a la clínica Cayetano Heredia, pero al acabarse el dinero de la venta de una chacra y una moto, retornaron a Yanajanca.
 Sin atención médica se agravó y al solicitar ayuda a las autoridades fue atendido en el hospital militar, gracias a la intervención de oficiales del destacamento Huallaga y de Lima para luego pasarlo al hospital de neoplásicas donde falleció el 23 de octubre de 2012. El ejército peruano  trasladó el cuerpo de Lima a Yanajanca y donó el ataúd.
Según los familiares y autoridades, algunos de los senderistas autores de este y otros hechos de sangre actúan como ‘colaboradores eficaces’ de la policía nacional y acusan de ser terroristas a personas que alegan inocencia por no haber pertenecido a SL. Varios fueron capturados y encerrados en las cárceles por largo tiempo antes que su caso sea visto por un juez. La familia queda en la indigencia y debe vivir de la limosna.
En el libro “La Guerra Oculta en el Huallaga, Monzón y Aguaytía” (2007) hay un capítulo que narra la terrible experiencia de los ‘arrepentidos’.
 Recientemente, pobladores y autoridades comunales, el alcalde del Centro Poblado y docentes de centros educativos de Santa Rosa de Yanajanca y Nuevo Jaén, se reunieron para debatir la difícil situación que hacen frente debido a la persecución que se desencadenó contra un grupo de pobladores por parte de la policía nacional y el poder judicial, que estaban utilizando a elementos senderistas perseguidos o capturados por los moradores en lo que constituiría una típica venganza con el aval de autoridades policiales y judiciales, llamados a preservar sus derechos humanos ante la acción nociva de personas que intentan lograr impunidad o la rebaja de sus condenas por los delitos de lesa humanidad que cometieron amparados en el poder de un fusil.
 La definición de crimen contra la humanidad o crimen de lesa humanidad recogida en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional comprende las conductas tipificadas como asesinato, exterminio, deportación o desplazamiento forzoso, tortura, violación, prostitución forzada, esterilización forzada y encarcelación o persecución por motivos políticos, religiosos, ideológicos, raciales, étnicos, de orientación sexual u otros definidos expresamente, desaparición forzada, secuestro o cualquier acto inhumano que cause graves sufrimientos o atente contra la salud mental o física de quien los sufre, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.
 En esta reunión estuvo un grupo de periodistas, que recogieron los testimonios de campesinos, autoridades y docentes, donde coinciden en denunciar que viven en un ambiente de terror similar a los tiempos de la guerra fratricida donde el campesino era sospechoso de ser terruco o narco, y donde cualquiera y en cualquier momento podía ser capturado, torturado, muerto o desaparecido.
Varios de los que enfrentaron a Sendero Luminoso fueron capturados en el marco del Operativo Eclipse 2010 y otros están en la mira y como tal son intensamente buscados por la policía que tiene como guías a ‘colaboradores eficaces’ algunos de ellos, como se dijo, capturados o denunciados por los que hoy son perseguidos. Conozcamos en parte los testimonios extraído de las entrevistas realizadas por el periodista Bladimir Angulo Vásquez de radio Amistad de Aucayacu.
 Para Tafur del Águila, agente municipal de Nuevo Jaén, “El gobierno no tiene la capacidad de formar gente de inteligencia que pueda intervenir en los pueblos e identificar a quienes son inocentes o delincuentes” y por eso utilizan a quienes fueron terroristas en contra de gente que se considera inocente. “No hay presencia del Estado (en Nuevo Jaén), lo que aquí tenemos es en gran parte producto del esfuerzo de los pobladores. Los ingenieros (del Programa de Desarrollo Alternativo) que visitan al valle solo nos hablan de la bolsa de valores, del mercado internacional del cacao (para justificar la caída de los precios) y eso no nos interesa, porque lo que queremos es un desarrollo sostenible con precios de los productos que sean rentables.” Enfatiza.
Facundo Núñez, Teniente Gobernador de Santa Rosa de Yanajanca, señala que el morador “Norbil Pérez Araujo fue asesinado por senderistas, el pueblo capturó a un senderista que confesó haberlo matado, lo entregamos a un tal Caballero del ejército peruano y Alan de la policía, hicieron ver que ellos los capturaron y no el pueblo…reclamamos un desarrollo eficaz y rechazamos la utilización de arrepentidos para capturar a gente que no es ni fue terrorista, queremos una pacificación real y eficaz con desarrollo.” sostiene.
Según John Olivares, profesor, “La justicia vulnera y atropella porque confía en los ‘colaboradores eficaces’ para capturar a personas inocentes…las autoridades son vistas como enemigas del gobierno solo por reclamar i defender a su pueblo. El Estado no protege a la población los abandona. Desde el 2000 Yanajanca se ha repoblado y busca su desarrollo, pero eso se ve truncado por gente que es perseguida o está preso por largo tiempo en las cárceles". 
Ángel Vásquez Guerrero, alcalde del Centro Poblado Santa Rosa de Yanajanca, asegura que “La población vive en temor por la persecución de varios de sus integrantes que lucharon contra Sendero Luminoso…sin embargo estamos trabajando por la mejora de la carretera que está en malas condiciones, también para el agua potable, pero no tenemos recursos, trabajamos con el apoyo de la municipalidad distrital o provincial.” Indica, al tiempo de pedir al gobierno del presidente Humala apoyo para la verdadera pacificación con desarrollo e inclusión en el valle de Yanajanca y en el Alto Huallaga. 
El sobreviviente Teodoro Sifuentes Rufino que logró escapar de las manos de senderistas, dice “Fui capturado junto a Norbil Pérez Araujo, logré huir al desatarme, pero quienes mataron a Pérez hoy nos buscan con la policía para capturarnos, incluso hace poco el ejército correteo a varios senderistas que estaban merodeando y preguntando por nosotros, temo que puedan hacerme daño en algún momento". 
Otros testimonios logrados en el valle de Yanajanca insisten en denunciar la hostilización y persecución de la justicia y de la policía en lo que podría ser considerado como una estrategia equivocada de lucha contra los remanentes del terrorismo senderista. 
El grupo de moradores de Santa Rosa de Yanajanca y Nuevo Jaén que vive en permanente temor de ser capturado, es el mismo grupo que lideró la persecución del pueblo contra los senderistas que secuestraron a dos personas y dieron muerte a uno; ellos son: Wilmer Salas y Noe Bermeo detenidos y liberados con comparecencia restringida, Toribio Mendoza ex teniente gobernador fue capturado pero se desconoce su paradero; Eulalio Salas, Teodoro Sifuentes, Valentín Armijos, Edward Salas, Santos Bermeo, Jorge Luís Salas, Aníbal Becerra, Abel Burga, Eladio Burga y Henry Herrera, quienes lograron la captura del senderista Milward Trujillo Vásquez uno de los ‘colaboradores eficaces’. 
Las comunidades no observan el trabajo de las fuerzas de seguridad por la pacificación que tiene logros, sino por la reincidencia en los métodos utilizados por los agentes del terrorismo mesiánico de SL y del terrorismo de Estado aplicados en décadas pasadas, cuando las estrategias deberían ser mejoradas en concordancia a la realidad de las zonas que vivieron en el terror y donde fue desterrada la violencia insurrecta con el apoyo de los propios pobladores algo que debe ser valorado. 
Por lo general, no hay oposición a que se investigue y deslinde la situación legal de las personas que podrían estar involucradas en actos ilegales, pero sería mejor que si no hay pruebas contundentes o la seguridad de estar ante un criminal, estos sean investigados en libertad con comparecencia restringida y no con detención indefinida en la cárcel, porque ello agrava la situación social y económica de los involucrados que no tienen recursos para pagar a abogados mientras los jueces se dan tiempo para ver sus causas y resolverlas.
Quizá esa sea una solución al atiborramiento de los penales y para cambiar el ambiente de temor que se vive en los pueblos antes dominados por los agentes de la violencia, pero felizmente en camino de una paz que se espera sea duradera.
El rechazo de la población es al retornó o perenización del terror y a la falta de garantías personales o familiares en las zonas cuyos pobladores creen que están pacificadas. Otro aspecto que merece rechazo es que las recompensas que se pagan por la delación y que se promocionan en los medios de comunicación no deben convertirse en un negocio para gente dentro o fuera de la ley.

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.