sábado, 26 de diciembre de 2015

Golpeado pero no vencido


Foto

Foto
Por Gustavo Gorriti.-

(Foto: Óscar Medrano / Caretas)

Si uno lleva el recuerdo de cómo se veía el cuartel general del CE-VRAE en Pichari en 2008 o en 2012, no es fácil reconocerlo ahora. Se ha construido mucho desde entonces, hay más medios y de mejor calidad.

La sola diferencia en la flota de helicópteros explica muchas cosas. Donde había un par de Mi-17s de transporte, en marcada inferioridad numérica entonces con los UH-1H que tenía la base anti-droga de Palmapampa, ahora hay 6 helicópteros Mi-17 y dos helicópteros de ataque: un Mi-25 y un Mi-35, ambos blindados, veloces y con una gran potencia de fuego. Ahora, además, todos los pilotos tienen los visores y el entrenamiento para volar de noche. La presencia de los Mi-25 y Mi-35, y el vuelo nocturno han reducido significativamente el peligro para los helicópteros Mi-17, fuertes y confiables pero relativamente lentos y previsibles en el vuelo, lo que los hizo vulnerables a los ataques de francotiradores senderistas.

También se ve una mayor disposición de recursos y mejor organización. Sobre todo en Pichari pero igualmente en las bases que visitamos. El despliegue militar es grande y en determinados casos –como en la protección del eje energético y las obras viales– relativamente vulnerable, pero a la vez indispensable. Que las unidades dispersas en la protección del gasoducto o la carretera no hayan sufrido ataques significativos indica por lo menos un repliegue de Sendero.

En Palmapampa y Pichiwillca, los viejos enemigos de Sendero en los Decas –que tienen una visión pragmática y enterada de SL y no le quitan la vista– advierten una presencia claramente disminuida de los seguidores de Quispe Palomino en su área.

"SL-VRAE está lejos de haber sido derrotado, pero sí ha sido significativamente degradado en su capacidad ofensiva y en su alcance territorial".

Pero hay también reveses, que no por silenciados dejan de ser tales. Así como SL-VRAE falló en conquistar terreno ajeno, pese a lo promisorio que le representaba la posibilidad de controlar el eje energético y la inversión minera cercana, tuvo éxito, sin embargo, en reconquistar su propio territorio. Los lugares donde estuvieron las bases militares de Vizcatán, Cerro Judas, Bidón, fueron evacuados por las fuerzas armadas y están ahora de nuevo bajo el control de Sendero, que utiliza esa base de apoyo (en estricto sentido) para reorganizarse, prepararse y tratar de comprender qué sucedió, de dónde vinieron los golpes que lo encontraron tan poco preparado.

Lo que proclamaban años atrás y sin fundamento otros militares: que habían encajonado a SL-VRAE en sus baluartes, parece ser cierto en este caso. SL-VRAE está lejos de haber sido derrotado (y su historia demuestra una fuerte capacidad de supervivencia y de recuperación de adversidades extremas), pero sí ha sido significativamente degradado en su capacidad ofensiva y en su alcance territorial. Eso queda claro al viajar por el VRAE. Lugares que antes sufrieron mucho la violencia senderista, ahora están completamente libres de ella. Sería necio proclamar una victoria que no existe todavía, pero el avance ha sido muy importante.

Aunque hubo antes iniciativas de valor –como lo logrado por la Divinesp, que el general (r) Carlos Morán describió recientemente en IDL-Reporteros, lo cierto es que los logros más importantes contra el SL-VRAE tuvieron lugar durante el gobierno de Ollanta Humala y no en los de sus predecesores. Eso no es casual.
El gobierno de Humala cometió inicialmente varios errores, entre los que destaca nítidamente el caso de Kepashiato, pero apenas asimilado el contrasuelazo tomó algunas decisiones que resultaron determinantes.

Fortaleció, en primer lugar, la posición de Iván Vega, un civil preparado en el tema y con entusiasmo y capacidad de acción, como su representante y coordinador general de operaciones conjuntas entre las fuerzas armadas y la Policía. Vega se concentró en las operaciones contra los llamados “blancos de alto valor” y logró articular a la Policía y las Fuerzas Armadas con una fluidez que no se había dado antes. Su acceso directo al Presidente Humala le permitió destrabar obstáculos y prejuicios, para lograr un inédito nivel de cooperación entre gente de diversos institutos.

Lo mismo ocurrió en el nivel territorial del CE-VRAE –y eso en buena medida por iniciativa del propio Humala– cuando por primera vez se nombró a un Policía (el coronel PNP Arquímedes León) como responsable de inteligencia. El resultado fue bueno y contribuyó, con otros factores, a una gestión militar con menos prejuicios, mayor agilidad intelectual, disposición a experimentar y, en consecuencia, obtener buenos resultados.

La sensación que tuve en el VRAE fue de que los jefes militares avanzan con prudencia a lo que sienten será una victoria no lejana en el tiempo ni en las acciones.

Sus estadísticas parecen demostrarlo. Entre las acciones de todo tipo que realizó SL-VRAE, el 2008 fue el peor año, con más de 200 ataques senderistas contra las fuerzas de seguridad. Luego de una cierta mejoría el 2010 y el 2011, los ataques senderistas se dispararon de nuevo el 2012, con alrededor de 130 acciones. Pero, luego de las muertes de ‘William’, ‘Alipio’ y ‘Gabriel’, hubo un colapso de ataques. En 2015 se registran alrededor de 20 acciones, menos del 10% de las que hubo en 2008.

Claro que cuando uno lee las publicaciones senderistas el cuadro resulta totalmente diferente. Pero, aunque haya referencia a varias acciones concretas, las exageraciones son generalmente grandes y con frecuencia extravagantes.
Lo peor para Sendero es que al sentirse infiltrado, sufrir deserciones y ver a antiguos militantes sirviendo como guías y entrenadores de las fuerzas de seguridad, ha reaccionado con ferocidad y dado muerte a varias personas, reincidiendo así en lo que criticaban tan duramente en el Sendero dirigido por Guzmán.

SL-VRAE, en resumen, está muy golpeado pero no rendido y menos terminado. Y el alivio que necesita pudiera llegarle el próximo año, cuando ocurra una cantidad inusitada de cambios en el ámbito de seguridad.

Iván Vega saldrá de su puesto y es probable que un grupo significativo de sus colaboradores sea cambiado o transferido también, con lo cual la llamada ‘Brigada Lobo’ dejaría de existir. El general César Astudillo deja también el mando del CE-VRAE y, en conjunto, el número de cambios puede ser lo suficientemente grande como para afectar la memoria institucional, la coordinación y continuidad de métodos que han funcionado relativamente bien.

Paralelamente, habrá una transferencia importante de funciones de la Fuerza Armada a la Policía, lo cual sería aconsejable cuando haya dejado de existir una situación de emergencia. Basta ver lo que sucedió en el combate de Virgen Ccasa, la potencia de fuego y la destreza táctica que manejó SL-VRAE ese día para entender que una cosa es progreso y otra conclusión.

La Policía, de otro lado, aunque tiene algunas excelentes unidades especializadas, no tiene por ahora ni el entrenamiento ni el equipamiento necesario, para asumir el control territorial frente a un SL-VRAE diestro en emboscadas y ataques. Cierto que la Fuerza Armada ha ofrecido apoyar a la PNP cuando sea necesario. Pero, ¿cuál es el beneficio de crear la necesidad? En las conversaciones que tuve con el general Astudillo, él remarcó algunas veces que había cosas que la Policía sabía hacer mejor que el Ejército. Y tiene razón. Sin embargo, el control territorial frente a un movimiento insurreccional disminuido pero bien armado y entrenado, no es una de ellas.


Fuente: https://idl-reporteros.pe/golpeado-pero-no-vencido/

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.