domingo, 29 de mayo de 2011

‘Capitán Carlos’ Ollanta Humala: de Presunto Depredador en BCS Madre Mía a Candidato Presidencial Nacionalista.

LA GUERRA OCULTA EN EL HUALLAGA, MONZÓN Y AGUAYTIA. Capítulo X


‘Capitán Carlos’ Ollanta Humala, quienes lo persiguen como violador de derechos humanos, se comportan como felones de la impunidad de asesinos como el ‘capitán Esparza’ de Aucayacu y otros decenas de jefes militares en el Huallaga cuya consigna era torturar, asesinar o desaparecer a todo sospechoso de terrorismo. Foto Internet.

En todas las bases contrasubversivas del país en el periodo 1980-2000, se cometieron graves violaciones a los derechos humanos: asesinatos extrajudiciales, desapariciones, torturas físicas y psicológicas, con el saldo de decenas de miles de muertos y desaparecidos, todo indica que existía la consigna de eliminar a subversivos y presuntos subversivos antes que capturarlos y ponerlos a disposición de la justicia en la que no creían, por la complicidad de abogados, fiscales y jueces con el narcotráfico y el terrorismo al poner en libertad u exonerar de culpa a probados delincuentes bajo pretexto de falta de pruebas.

La región del Huallaga no fue la excepción, por el contrario tal como demostramos en varios capítulos, esta fue una de las zonas donde se produjo un alto número de muertes y desapariciones. Al extremo que los ríos fueron convertidos en tumbas colectivas para cadáveres de personas ejecutadas (mutiladas) por los agentes de la muerte (subversivos y contrasubversivos, narcotraficantes, etc).

En nombre de la utopía por la toma del poder y la defensa de la institucionalidad democrática, las fuerzas en guerra se atribuyeron poderes omnímodos e incontrolados y cometieron incalificables latrocinios muchas veces con la autorización de los jefes militares o policiales y dirigentes insurrectos o de las mafias de la droga.

Señalamos con firmeza que los medios de comunicación, la prensa y los defensores de los derechos humanos hicieron muy poco para evitar la cuantiosa sangre derramada (matanzas y masacres) y menos se preocuparon por el esclarecimiento de los escasos hechos denunciados por quienes a riesgo de sus vidas, osaban enfrentarse al terror, en vano intento de lograr justicia.

Es más, algunos medios y periodistas solo prestaron atención y brindaron espacios a los violadores de derechos humanos juzgados en las cárceles o como reos ausentes, pretendiendo convertirlos de victimarios en victimas. Cuestionaron el trabajo de la CVR que puso el dedo en la herida sangrante.

Es por eso que los capitanes EP con los apelativos de: “Carlos Gonzáles”, “Carlos Aguilar”, “Carlos Esparza”, “Carlos” y “Juan Carlos”, pudieron cometer cada quien a su turno delitos de lesa humanidad y continuar su existencia en absoluta impunidad y sin un peso en la conciencia que los atormente.

Fue necesario que uno de ellos el ‘capitán Carlos’ Ollanta Humala Tasso se convirtiera en candidato presidencial para que algunos periodistas y medios de comunicación aparentemente preocupados por la calidad humana y moral del posible presidente de la república se dedicaron a investigar los actos lesivos a la vida, que no esta mal, pero la pregunta es ¿Por qué recién ahora y no antes?, lograron inclusive que la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y el Instituto de Defensa Legal se sumaran a las demandas de esclarecimiento y sin proponérselo avalaron una presunta campaña de demolición electoral.

En los reportajes difundidos se apreciaba a testigos relatando las brutalidades del capitán ‘Carlos’, algunos que no se atrevieron a contar su desgracia a la Comisión de la Verdad y Reconciliación por temor o por que no querían recordar el pasado, señalaban sin dudar como el autor material e intelectual de varios asesinatos y torturas al ‘capitán Carlos’, Ollanta Humala, cuya fotografía sirvió para identificarlo.

Sin embargo, algunos de estos testimonios fueron muy generales y de ello intentaron sacar provecho la gente de Ollanta que acompañados de periodistas pretendieron utilizar nuevas entrevistas como una exculpación al denunciado, deslizando la tesis que los entrevistados fueron manipulados o sus testimonios comprados como aseguró el vocero de Ollanta Humala, Daniel Abugatas a RPP el lunes 06 de febrero de 2006, “Según la información que nos han brindado se habría pagado tres mil dólares por cada testimonio...esto a ha sido puesto a disposición del Ministerio Público” dijo, para agregar, “Que ha habido violaciones de derechos humanos en las zonas de emergencia, eso lo sabe todo el Perú. Por qué el Perú ha ocultado todo este tiempo, por qué en el Perú no se han hecho los procesos, eso es algo que tendrán que responder las autoridades militares, judiciales, los congresistas y los del poder ejecutivo. Ahora que pretenden a través de una patraña periodística involucrar a un miembro de las fuerzas armadas, para nosotros resulta por lo demás asqueroso, realmente asqueroso, por que se esta jugando con el sufrimiento de miles de peruanos.” sostuvo.

Baruch Ivcher y Gilberto Hume por Frecuencia Latina y Alejandro Guerrero por Panorama de canal 5, negaron haber incautado y vetado material periodístico grabado en Madre Mía por una periodista del programa “Hoy con Hildebrant”, donde supuestamente existen testimonios que ‘limpian’ a Ollanta o de haber pagado por los testimonios brindados a Panorama.

Los testimonios de las familias Estela Vásquez y Ferrer Jurado, de la profesora Áurea Felipe Hermosilla en la Morada zona E, son rescatables por la precisión en cuanto a fechas y hechos producidos, aún cuando se notaba contradicción con la secuencia de los acontecimientos y el presunto ocultamiento de una parte de la verdad en lo que concernía a la supuesta implicancia con las huestes senderistas de quienes sufrieron las agresiones (torturas, asesinatos y desapariciones).

El programa Panorama, en esta investigación realizada por el periodista Martín Arredondo, presentó los testimonios de varios presuntos afectados por el capitán ‘Carlos’, entre ellos de: 1) Áurea Felipe Hermosilla quien en 1992, era profesora en la zona E de la Morada, ella refiere que una patrulla de ‘Carlos’ detuvo a su esposo Miguel Herrera Ortiz, en Alto Auashi y nunca mas se supo de su existencia; 2) Gudelia Jurado Rivas denunció la detención y desaparición de su esposo Walter Ferrer, “no quería que sigamos buscando, me amenazaba con matarme”, denunció el caso ante la Cruz Roja y la CVR; 3) Norbil Estela Delgado dirigente y transportista de la zona E-la Morada, denunció el asesinato y desaparición de su hijo Hermes Estela Vásquez y la detención y tortura de su hijo Nicolás Estela Vásquez y haber sido torturado psicológicamente por ‘Carlos’ a quien identificó plenamente como Ollanta Humala Tasso, “No ha respetado la vida de nadie, para él todos eran terroristas y eso no es verdad, no todos fueron senderistas”.

Nicolás Estela Vásquez fue detenido dos horas en la BCS Madre Mía y luego de ser torturado fue liberado; Ramiro Estela Vásquez dio a conocer la forma y lugar donde su hermano fue muerto, “Se llevaron su cadáver y lo desaparecieron, por que sin ello no había prueba”; Norbil Estela Delgado reconoció como Nelson Hoyos a la persona que encapuchada entregó a su hijo Hermes, dijo que fue avisado que en la playa del río encontraron una calavera sin cuatro dientes (su hijo tenia un postizo de cuatro piezas que se había malogrado y cuando fue desaparecido no lo portaba) pero cuando fue a recogerlo el río que aumentó su caudal lo había arrastrado. Otra persona de incógnito dijo haber estado detenido durante 44 días en la base militar de Madre Mía, fue torturado en una poza junto con otros 15 detenidos que estaban con las manos amarradas y encapuchados, fue liberado cuando familiares pagaron una cantidad de dinero y con la condición que se convirtiera en un informante (soplón).

Una vez conocido estos testimonios, personas vinculadas a Ollanta Humala llegaron hasta Madre Mía y la Morada, con el fin de “demostrar” que todo era parte de una “campaña de demolición”; de todas las entrevistas difundidas resaltaban la de Elsa Malpartida Jara dirigente cocalera y pre candidata al Parlamento Andino por el grupo de Ollanta Humala y del Juez de Paz de Madre Mía, Apesteía Rodríguez, quien asustado y mortificado, dijo a un programa televisivo en Tingo María: “…el caso es muy lamentable, lo que estamos acabando de ver por la televisión referente a las acusaciones que hacen al candidato (presidencial) anteriormente conocido como capitán ‘Carlos’. En realidad … dicen que la población de Madre Mía le acusa de ciertos delitos, … en primer lugar le digo que yo no pertenezco a ningún partido político por que el cargo no me permite y tampoco me puedo ir a ellos, no quiero estar a favor o en contra, pero si quiero que las cosas se esclarezcan por la realidad. Ya que mencionan que la mayoría de la población de Madre Mía le acusa, yo sugiero que acá en Madre Mía se haga una investigación, se programe una fecha específica, se cite a la población y ellos digan si ciertamente lo acusan al candidato o no…tratan de hacer quedar mal a una persona como también al pueblo. El pueblo de Madre Mía esta afectado y esta adolorido, así como ustedes ya le han sacado sugerencias de personas. Mi persona también fue entrevistada ese día, pero no pasan (difunden) ciertas cosas que se ha dicho en realidad. Yo nunca quiero engañar a nadie de las actitudes de un jefe de base, su actitud de todo jefe de base, como era jefe político militar, en esos tiempos era zona de emergencia, su forma de ser siempre ellos con voz de mando, autoritarios, eso por que estaban en guerra aquí en este lugar….cuidaban su vida…”

En la investigación practicada por el destacado periodista Edmundo Cruz Vilchez y la periodista Elizabeth Prado, de la unidad de investigación del Diario la República, se encontró dos aspectos para determinar la identidad y comportamiento del capitán ‘Carlos’.

Primero la declaración del Mayor EP Jorge Flores Tello, jefe del estado mayor de la BCS 313 de Tingo María, rendida ante el oficial investigador de la misma base en un caso de narcotráfico, admitió haber visitado la base de Madre Mía cuando en ella se encontraba el capitán Ollanta Humala Tasso, “Fui cuando estaba el Capitán de Artillería Humala Tasso Ollanta, “Carlos”..”, lo que indica que él estuvo en 1992 en la base Madre Mía y las violaciones de derechos humanos que se imputan, en parte serían de su autoría.

Segundo, que el capitán “Carlos” no solo asesinó y desapreció de acuerdo con las denuncias, sino que también cometió otras graves agresiones, como las que denunció la señora Zonia Luis Cristóbal, su esposo Cirilo Rosales Tabraj y su hijo mayor Enrique Rosales Luís, el robo de bienes y rape de la cabellera de Zonia en una incursión a su domicilio por una patrulla militar enviados por ‘Carlos’, luego que sostuvieran un enfrentamiento verbal por el cobro de deudas que los militares tenían con la farmacia “Madre Mía” y la fuente de soda “Aries”, de las que eran propietarios.

Cuando Cirilo Rosales fue a la base a cobrar al capitán “Carlos” este ordena su detención, por lo que Zonia Luis se le enfrentó logrando que le dieran libertad, lejos estaban de imaginar que en la noche unos 12 soldados incursionarían violentamente a su domicilio, los golpearan, amenazaran con sus armas, robaran sus pertenencias y raparan la cabeza de Zonia Luis (me raparon como un animal), pretendiendo justificar esta deplorable actuación los acusaron de ser narcos (comprar y vender droga) y estar vinculado con terroristas. Los agraviados dicen haber presentado la denuncia penal ante el juzgado de Tingo María tomando los servicios del abogado Julio Anaya Arce, esta versión fue corroborada por el profesor Víctor Raúl Daza Torres quien estuvo en Madre Mía hasta 1990, siendo testigo excepcional de muchos hechos acontecidos en el pueblo donde vivió 20 años. Pero el expediente se hizo humo.

El camarada ‘Jorge’ (en reserva su verdadera identidad por seguridad) quien vivió en la Morada entre 1986-1992, fue designado dirigente de Sendero Luminoso junto con otros en 1986, luego que los senderistas intentaran matarle bajo acusaciones falsas, conoció al capitán Ollanta Humala Tasso, con el seudónimo de ‘capitán Carlos’, con quien dice haber tenido una relación poco formal dado que era muy astuto y sagaz para identificar y ubicar a los mandos senderistas.

Cuando ello ocurría, no los torturaba, ni mandaba matar, sino que, les daba tres opciones: 1) que salgan del lugar, 2) que fueran a conversar con él y 3) que sí no salían y no se iban a conversar los mataría cuando fueran ubicados. De allí un número importante de victimas que se le atribuye y que la población habría identificado como subversivos de SL.

“Era muy hábil para infiltrar a su gente entre los subversivos y para lograr que los pobladores participaran en faenas colectivas y cuando ello ocurría, separaba a grupos de 10 o 15 personas y conversaba con ellos uno por uno a fin de sacarles información sobre sus actividades, ganar confianza y lograr que aportaran datos para identificar a los mandos senderistas. Una vez preparada la lista de los mandos que fueron identificados por los moradores, los confrontaba con la información elaborada por sus infiltrados, convocaba a la población para leerles los seudónimos, su ubicación y luego advertirles que se fueran del lugar, en caso no lo hicieran los mataba” asegura.

‘Jorge’, indica también, que Ollanta Humala o el ‘capitán Carlos’ era muy estimado por la mayoría de la población y quizá sea por eso que cuando la CVR investiga las violaciones de derechos humanos en esa zona, casi la totalidad de los entrevistados no lo menciona y quienes fueron afectados por él que eran pocos habrían sido mandos de Sendero Luminoso y por esta situación evitaron referirse a los casos donde sus familiares fueron asesinados o desparecidos, por contrario en esa oportunidad algunos sí identificaron al capitán Valer Sandoval alias ‘Chizito’ (muerto en la embajada japonesa, durante la toma del MRTA) como el depredador, por que era un personaje siniestro que asesinaba con la ayuda de una motosierra a quienes tenían la desgracia de caer en sus manos y confesarse por las buenas o las malas como integrantes de Sendero Luminoso.

En el valle de Madre Mía y la Morada, por versión de otros moradores, se conoce que el ‘capitán Carlos’, Ollanta Humala, habría sido el autor de por lo menos tres asesinatos identificados plenamente; un tal Nelson Hoyos, ex guerrillero de SL que fue capturado en un bar en Madre Mía, lo asesinaron luego que colaboró con la identificación, ubicación, captura y asesinato de Hermes Estela Vásquez y la captura y tortura de Nicolás Estela Vásquez quien era mando militar.

Hermes que era Mando Político de SL en la zona E de la Morada, fue ascendido a un cargo de mayor rango en Alto Azul y en una oportunidad cuando retornaba a la zona E se encuentra con Hoyos que era acompañado por dos señoritas una de ellas de la que estaba enamorada prefería a Hermes y accede a dormir en una de sus casas, donde es ubicado por una patrulla militar al mando de Humala y conducida por Hoyos, quien de esta manera intentaba vengarse y salir favorecido con el perdón por ser senderista, pero no fue así. Hermes que se encontraba detenido habría intentó huir en un descuido de los soldados que lo custodiaban, fue cuando estos soldados violaban a su pareja y otra señorita, pero le dispararon una ráfaga y murió instantáneamente, el cadáver fue arrojado al río Huallaga, esta versión se contradice con la versión de Ramiro Estela Vásquez quien dijo haber visto como su hermano fue sacado de su casa violentamente por varios militares para luego dispararle en el patio.

Según la versión de varios moradores de la zona E y otros sectores de la Morada Norbil Estela Delgado también habría sido Comisario de Asuntos Sociales y de Deportes de SL y Ollanta lo sabía, aseguran que le hacia algunas bromas sobre su cargo. Sin embargo lo negó enfáticamente y prueba ello que no haya sido asesinado. Hoy Norbil Estela Delgado labora en la iglesia católica de Aucayacu.

El otro asesinado por Ollanta Humala, Walter Ferrer fue presuntamente mando militar de SL en el bolsón Magdalena, donde el máximo jefe era el camarada ‘Silver’. Tanto Hermes como Walter según varios moradores habrían sido los autores de asesinatos y desapariciones de pobladores, una de ellas un mujer que se dedicaba a la venta de papas y verduras.

Con relación a los abusos que Ollanta cometió contra dos comerciantes de abarrotes y medicinas, a quienes mandó raparles la cabeza por no pagarles como sucedió con Zonia Luis Cristóbal, ‘Jorge’ encuentra difícil de aceptar esta clase de abusos por que no guardaría relación con la conducta y trato que por lo general daba a las personas. “Ollanta sí ingresaba al monte para esperar y emboscar a los senderistas, permanecía varios días camuflado en la selva pero no siempre tuvo éxito por que los senderistas eran advertidos por los propios moradores de la presencia de los militares. No tenía miedo y era muy duro con los senderistas a quienes lograba capturar y probar que eran subversivos, pero al mismo tiempo realizaba campañas de ayuda social para congraciarse con los pobladores” afirman los colonos quienes confirman la versión del ex camarada ‘Jorge’.

‘Jorge’ y varios moradores, advierten incongruencias en las declaraciones de testigos y afectados por el capitán ‘Carlos’ vertidas al programa Panorama, como por ejemplo relacionar la localidad de Primavera como centro de operaciones de Ollanta por que este (caserío) pertenece a la jurisdicción de Aucayacu (José Crespo Castillo) donde existe otra base militar y no había forma de recorrer el monte entre la Morada y Primavera ya que era un tramo de 30 kilómetros con bosques inaccesibles y había que cruzar varios ríos caudalosos como el Magdalena, resultando extremadamente peligroso el sector de Río Negro donde Sendero emboscó a una patrulla militar dando muerte al teniente Quisquis.

‘Jorge’ abandona la Morada en junio de 1992, cuando el teniente “Quisquis” incursiona en su casa para matarlo por orden de Ollanta, luego que transportara a un contingente senderista en una carreta y no informara al capitán “Carlos”.

Teresa Ávila Rivera solicitó al candidato Ollanta Humala Tasso reconocer que en 1992 fue jefe de la BCS de Madre Mía como ‘capitán Carlos’ y que cometió violaciones de los derechos humanos.“Yo te conozco y no tengo miedo. Te lo digo en tu cara..Tú eres el ‘capitán Carlos’, Ollanta Humala”.Teresa Ávila era cuñada de Benigno Sullca Castro y hermana de Natividad Ávila Rivera, detenidos, torturados y asesinados en la base de Madre Mía, entre el 16 y 17 de junio de 1992. Acusados sin pruebas por un soplón del ejército, los esposos fueron detenidos frente a sus hijos bajo el cargo de “colaborar” con los senderistas. Teresa Ávila conversó con el ‘capitán Carlos’. “Yo fui a su base y le pregunté por qué motivo estaba mi hermana en la base. No es para que usted los mate”… Me dijo: “Si estuviera en mis manos, yo los voy a matar”. ‘Si los vas a matar, dímelo de frente, pero al menos deja los cuerpos a mi familia, no los desaparezcas, ni los votes al río Huallaga”.

Queda claro entonces, que el ‘capitán Carlos’ fue Ollanta Humala Tasso, que estaba en Madre Mía entre 1991-92; que según las denuncias torturó, asesinó y desapareció a sus victimas aparentemente convencido que eran senderistas, cuando debió capturarlos y ponerlos a disposición de la justicia. Él no podía actuar como militar y juez-ejecutor de la pena de muerte (así lo hicieron todos los jefes de las bases contrasubversivas).

Si las imputaciones contra Ollanta Humala son verdaderas o falsas y si los asesinados o desaparecidos fueron subversivos o no, corresponderá determinarlo al Poder Judicial o a una comisión investigadora imparcial que ejerza funciones sin presiones o actitudes subalternas. Ollanta y otros militares acusados deben responder por sus actos.

El ex candidato presidencial, durante su instructiva ante la jueza Miluska Cano, pidió que se solicite un informe de la Cruz Roja Internacional sobre las visitas que ésta realizaba a la base militar de Madre Mía en 1992 cuando él era el jefe como ‘capitán Carlos’. Humala, aseguró que el informe de la CICR que realizaba continuas inspecciones a las bases militares confirmaría que nunca hubo prisioneros en la base militar. Los familiares confirmaron que los detenidos eran retirados de los reclusorios cuando se realizaban inspecciones humanitarias o legales.

Como parte de su defensa Ollanta Humala señaló responsabilidades políticas por la guerra interna en tres gobiernos: En el de Acción Popular y Partido Popular Cristiano, que gobernó entre 1980 y 1985, se dispuso el ingreso de las fuerzas armadas a las zonas de emergencia «Aquí se produjo la mayor violación de los derechos humanos y ello trajo como consecuencia la llegada al país de Amnistía Internacional», En el periodo 1985-1990, primer gobierno de Alan García no solo suceden las matanzas en Accomarca y Cayara y de los penales, sino que, además, «se aprobó un manual de acciones con el cual 12 mil 200 oficiales desfilaron por las zonas de emergencia». En dicho manual se ordenaba «la eliminación de la organización política y administrativa de Sendero». «Quieren cortar la pita por el lado más débil, con un sargento o un suboficial, y no se llama al Presidente de la República ni al ministro que aprobó ese manual». Y en el gobierno fujimorista, se conformó el Sistema Nacional de Inteligencia, «que creó organismos operativos que salían sin dar cuenta a nadie». Se refería al ‘grupo Colina’ al que se le comprobó secuestros, torturas y asesinatos.

Intentó abortar las investigaciones con la compra de testigos y acusadores, en el caso de Jorge Ávila quedó al descubierto esta maniobra. Ollanta Humala es uno de los militares que cometió delitos de lesa humanidad.

Libro “La Guerra Oculta en el Huallaga, Monzón y Aguaytía.”
Autor. Felipe Ascención Páucar Mariluz.
Primera edición enero de 2007.

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.