viernes, 29 de junio de 2012

Declaración sobre drogas de Lima, ninguna autocrítica, un paso al vacío.

Felipe A. Páucar Mariluz.


Representantes de 61 países y 10 organismos multilaterales perdieron la oportunidad para cambiar la represiva guerra contra las drogas, no se recogió las iniciativas para flexibilizar las penas a los consumidores que son unos enfermos antes que unos delincuentes. Foto difusión.

La expectativa generada en torno a la Conferencia Internacional sobre drogas realizado en Lima el 25 y 26 de junio, no fue respondida por la Declaración de Lima sobre Drogas, que solo contiene reconocimientos, balances parcializados, sugerencias y destemplados pedidos de corresponsabilidad en el combate al flagelo de las drogas.

Ninguna autocrítica, menos una censura a algún país que incumplió compromisos asumidos con la firma de convenios internacionales, menos un balance real por país sobre resultados en la lucha contra el narcotráfico emprendidos muchas veces en forma solitaria.

Al leer la declaración da la impresión que todo lo hecho en materia de interdicción, previsión y control del consumo de drogas, desarrollo alternativo, control de lavado de activos y del uso indebido de insumos químicos, estuvo bien realizado y no hubiera nada que corregir, por lo tanto nada sobre el cual hacer un mea culpa.

Se perdió una oportunidad más para debatir los cambios a la estrategia antidrogas básicamente norteamericana que ya lleva 100 años y en este periodo fracasó en todos sus extremos, así lo nieguen los agentes de los gobiernos inmersos en los numerosos programas y actividades que disponen de fondos importantes.

El primer punto de la declaratoria se explaya sobre un reconocimiento a los esfuerzos realizados por los Estados y las organizaciones internacionales competentes, así como la contribución de la sociedad civil para luchar contra el Problema Mundial de las Drogas, y reitera la profunda preocupación por el Problema Mundial de las Drogas, que constituye una grave amenaza para la seguridad y salud pública, el bienestar de toda la humanidad y la seguridad nacional; debilita el estado de derecho y fomenta la corrupción; y socava el desarrollo sostenible, los ordenamientos jurídicos, la estabilidad política y económica, y las instituciones democráticas;

En el punto cuatro, reconocen la necesidad de intensificar los esfuerzos para el logro de los objetivos establecidos en la Declaración Política y el Plan de Acción sobre Cooperación Internacional en favor de una Estrategia Integral y Equilibrada para Contrarrestar el Problema Mundial de las Drogas de 2009;

El punto 5 insiste en que el Problema Mundial de las Drogas debe abordarse en un marco multilateral, regional y bilateral, adoptando medidas concretas, amplias y eficaces basadas en pruebas para reducir considerablemente tanto la demanda como la oferta de drogas ilícitas, en virtud del principio de responsabilidad común y compartida;

El punto 6 reconoce cierto progreso logrado en el plano local, regional e internacional, si bien expresan preocupación por las tendencias mundiales negativas en materia del cultivo, producción, fabricación, tráfico y distribución ilícitos, y el uso indebido de drogas;

El punto 7, destaca la urgente necesidad de responder a los graves desafíos planteados por los crecientes vínculos entre el tráfico ilícito de drogas, la corrupción y otras formas de delincuencia organizada transnacional, incluyendo la trata de personas, el tráfico de armas de fuego, los delitos cibernéticos y, en algunos casos, el terrorismo y el blanqueo de dinero;

El punto 13, acoge con beneplácito el importante papel que desempeña la sociedad civil, en particular las organizaciones no gubernamentales, en la lucha contra el Problema Mundial de las Drogas, y observamos que se debería permitir que los representantes de las poblaciones afectadas y de las entidades de la sociedad civil, según corresponda, participen en la formulación y aplicación de estrategias de reducción de la demanda y la oferta de drogas;

El punto 16, reconoce la necesidad de prevenir la desviación de precursores químicos utilizados para la fabricación de drogas ilícitas, respetando la legislación nacional y las tres convenciones sobre fiscalización internacional de drogas;

El punto 18, acoge con beneplácito la convocatoria de la Conferencia Internacional sobre el Desarrollo Alternativo, organizada por los Gobiernos de Tailandia y el Perú, que se celebrará en Lima los días 15 y 16 de noviembre de 2012, en la que se espera examinar un conjunto de principios rectores internacionales que sirvan de directrices para elaborar estrategias más eficaces de desarrollo alternativo…

Se avanzó en algo, pero la declaración pudo ser más agresiva y reflexiva orientada al cambio que es urgente, fue un paso pequeño cuando se esperaba uno gigante para frenar el avance imparable de las drogas y sus delitos conexos. En conclusión, “mucho ruido y pocas nueces.”

1 comentario:

Jíbaro dijo...

La mejor manera de luchar contra las drogas es elminar las causas por las que las personas las consumen. Sin éstas no habrá consumidor y sin consumidor no habrá productor. ¿En más de cien años de lucha contra las drogas se ha atacado con sinceridad las causas de la drogadicción?

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.