lunes, 14 de febrero de 2011

Colombia. La ofensiva en el fortín de las bandas criminales.

Manuel Saldarriaga, Enviado Especial, Montería Dentro de las acciones del Plan Troya, desplegado por las Fuerzas Militares esta semana en diferentes regiones de Córdoba, Antioquia y Sucre está desvertebrar el negocio del narcotráfico de las bandas y cortar los corredores de salida de la droga.

LAS BANDAS CRIMINALES siembran terror en Córdoba, donde mantienen una disputa a muerte por zonas de cultivos de coca y rutas de narcotráfico. La población civil no es inmune a esa guerra.

Juan Carlos Monroy Giraldo

De nada sirvieron los ruegos y las explicaciones de los tres campesinos de que no eran miembros de bandas, que el invierno inundó las sabanas de Sucre y acabó con los cocos que vendían para subsistir y que por eso aceptaron el trabajo en esa finca de Córdoba.

Los 15 hombres armados los separaron de sus familiares y los asesinaron a tiros en un potrero.

John Mercado, de 18 años, Vladimir Guillín Rivera, de 19 años, y Carlos Alfredo Mercado, de 15, oriundos todos de San Marcos (Sucre) solo llevaban tres días en la finca La Chequera, en Planeta Rica, cuando fueron asesinados el 5 de enero de este año.

Pobladores de la zona informaron a las autoridades y tropas del Ejército alcanzaron a llegar para evitar que los hombres armados ajusticiaran a 12 familiares de las tres víctimas que también se encontraban en el predio.

Los jóvenes habían llegado para trabajar ordeñando el ganado y con la esperanza de ganarse 500 mil pesos mensuales de salario.

"Las lluvias nos dejaron sin trabajo en Sucre y, por eso, mis primos se fueron a trabajar a Córdoba y vea lo que les pasó", recordó un familiar de los primos Mercado.

No fueron las únicas víctimas ese día. Horas antes habían asesinado en la finca Marruecos, de la misma vereda Punta Verde de Planeta Rica, a Jaime Luis Acosta González, de 25 años. Había llegado hacía un mes a la zona también a trabajar como ordeñador.

Fue la primera matanza de este año atribuida a la disputa entre las bandas criminales en Córdoba y desde ese día empezaron las muertes violentas de trabajadores de fincas, mototaxistas y campesinos en distintas zonas rurales y municipios de Córdoba.

El comandante de la XI Brigada del Ejército, general Leonardo Pinto Morales, atribuye esos primeros asesinatos del año a la banda de "los Paisas". "Aliados con los Rastrojos intentan apoderarse de tierras y bienes de testaferros del narcotráfico y disputarle a la banda 'los Urabeños' las rutas para el envío de narcóticos, a través del Golfo de Morrosquillo".

El oficial agrega que en esa disputa las bandas temen que entre los trabajadores de fincas "se cuelen miembros de grupos rivales y, por eso, están vigilantes de personas extrañas donde tienen presencia".

A pesar de la preocupación de comunidades y varios alcaldes por la ola de violencia y asesinatos en municipios como Tierralta, Planeta Rica, Cereté y la zona costanera, las muertes no trascendían el plano regional de Córdoba.

Se destapa el problema

Eso cambió el primer puente festivo del año cuando aparecieron asesinados en San Bernardo del Viento los jóvenes bogotanos Margarita María Gómez Gómez y Mateo Matamala.

Ambos eran estudiantes de biología de la Universidad de los Andes y se encontraban en la zona del golfo de Morrosquillo tomando fotos y vídeos de la región.

Como en el caso de los campesinos asesinados en la finca en Planeta Rica, las autoridades coinciden en que integrantes de las bandas asesinaron a los campesinos y los universitarios porque los confundieron con integrantes del grupo rival.

Las muertes de los dos jóvenes universitarios, miembros de familias pudientes bogotanas escandalizó al país entero y llamó la atención sobre la violencia desatada por las bandas criminales en Córdoba y regiones cercanas como el Bajo Cauca y Urabá antioqueños.

Fue así como el país se enteró que solo en 2010 fueron asesinadas en Córdoba unas 600 personas en homicidios selectivos y, al menos, 10 masacres en zonas de disputa, en especial en el sur del departamento. La situación este año parecía no cambiar y agravarse por el incremento de los homicidios, que ya superan los 60.

La ola de repudio obligó a las autoridades a fijar su atención en este departamento, el más afectado por la violencia de los "Urabeños", los "Rastrojos" y los "Paisas". La respuesta del gobierno fue anunciar una ofensiva conjunta de las Fuerzas Militares, El DAS y la Fiscalía para enfrentar las bandas.

El Plan Troya, lanzado el pasado 5 de febrero, se despliega desde la semana pasada en 19 municipios de Córdoba, Antioquia y Sucre. Según el general Óscar Naranjo, director de la Policía Nacional, busca en 90 días "debilitar al máximo las estructuras armadas y las finanzas de las criminales de "los Urabeños", "los Paisas" y "los Rastrojos".

Las áreas de ejecución del Plan Troya hacen parte de un corredor de rutas del narcotráfico entre Antioquia, Córdoba y Sucre hacia el Mar Caribe. Algunos de los municipios donde ya se desarrolla la operación son Valencia, Tierralta, Montelíbano, Puerto Libertador, Cereté y San Antero y San Bernardo del Viento (Córdoba), San Marcos (Sucre) y los seis municipios del Bajo Cauca (Antioquia).

Una región en disputa

A mediados de enero de este año, varios hombres pasaron por los barrios de Tierralta tocando puertas en busca de hombres ansiosos de dinero y en especial, de cientos de desmovilizados de las Auc.

"Nos dijeron que estaban mermados y necesitaban gente para cuidar zonas de cultivos y por donde se saca la droga. Ofrecían 600.000 pesos. A las bandas les interesa el desmovilizado porque sabe manejar armas, conoce la zona y la gente", recuerda uno de los 500 exparamilitares que viven entre Tierralta y Valencia, dos de los municipios del país con mayor población de desmovilizados.

Los hombres que tocaban de puerta en puerta eran reconocidos miembros de "los Urabeños" en la zona, antiguo fortín de las Auc. Algunos hombres aceptaron y otros no, relata el desmovilizado, quien sostiene que "después de tanto sacrificio, estudio y trabajo no tiene sentido volver a un grupo ilegal".

El afán de "los Urabeños" para reforzar sus filas a principios de este año cobró fuerza el martes 18 de enero cuando un grupo de hombres armados irrumpió en un antiguo predio del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, conocido como El Capri, en la vereda Buenos Aires Venezuela.

"Unos se metieron en motos y otros por el monte, dicen que eran unos 50 de la banda 'los Paisas' y superaban en número a la gente de 'los Urabeños' de esta zona. Ahí se desató un combate fuerte con gente enfusilada que se escuchaba desde el pueblo", sostiene el reinsertado de las autodefensas.

Según su relato, ante la inferioridad en hombres de "los Urabeños" llegaron "guerrilleros de las Farc para apoyarlos y no dejarse sacar de la zona".

El enfrentamiento entre las bandas causó el desplazamiento forzado de 70 familias de la zona rural de Tierralta, quienes permanecieron albergados varios días en el casco urbano.

El apoyo que dieron guerrilleros a "Los Urabeños" para repeler el ataque de "los Paisas" no le extraña a un exparamilitar, con conocidos en esa banda criminal.

"La guerrilla le vende la base de coca a esta gente (Urabeños). De esta región sale la base de coca y más arriba, por Valencia y Puerto Libertador la procesan en cocinas y sacan la cocaína por ríos y la selva hacia la zona costera de los golfos de Morrosquillo y Urabá. De allí la droga sale en lanchas rápidas, mas que todo de noche".

Esta región del sur de Córdoba es una de las zonas donde ya se despliegan tropas del Ejército y escuadrones de carabineros de la Policía, como parte del Plan Troya contra las bandas. "Ahora los tienen corriendo, ellos se dispersan en pequeños grupos para evitar que los ubiquen", advierte un exparamilitar radicado en Valencia, municipio asentado en zona de rutas de narcotráfico.

Ofensiva por tierra, mar y aire

Según el general Manuel Gerardo Guzmán, comandante de la VII División del Ejército, copar tramos de los ríos Sinú y Cauca, en la zona del Nudo del Paramillo para cerrar esos corredores y rutas de narcotráfico desde Córdoba hacia el Mar Caribe será una de las primeras acciones del Plan Troya contra las bandas criminales. Con ese objetivo fueron desplegadas tropas en tierras y unidades de la Armada Nacional.

"En estos 90 días debemos empezar a tener resultados contra las estructuras armadas de estas bandas y sus finanzas derivadas del narcotráfico, la extorsión, la minería ilegal", sentenció el general Guzmán.

La población civil, incluidos los ganaderos y comerciantes de estas zonas padecen la disputa de las bandas en forma de extorsiones, amenazas, desplazamientos y "la ley del silencio". Este es el caso de un ganadero radicado en Medellín, a quien miembros de una banda le exigen el pago de "vacuna para no atentar contra el administrador ni los trabajadores".

Para cuidarse de las bandas, los transportadores envían a las zonas a conductores conocidos en las regiones y evitan los desplazamientos en la noche en zonas rurales en disputa.

Los habitantes que se desplazan de un municipio a otro temen ser confundidos con miembros de bandas rivales. Eso lo confirma el alcalde de Cereté, Rafael Chica. "Las bandas tienen personas en las entradas de los pueblos, con un celular, los llaman puntos y son los que informan de gente extraña o la Fuerza Pública".

Pero las bandas no son las únicas culpables de los homicidios y la violencia en Córdoba. La delincuencia común delinque haciéndose pasar como miembros de bandas e, incluso, extorsionan desde las cárceles.

Así se comprobó con la captura, la semana pasada de los dos hombres señalados de los asesinatos de dos estudiantes de Cereté, a quienes pretendían atracar. Al principio, se creyó que eran víctimas de bandas como los universitarios bogotanos.

Pobreza, desempleo...

Al desempleo en Córdoba se suma el fracaso de la mayoría de proyectos productivos de los desmovilizados en Córdoba, cuya población supera las 4.000 personas. Decenas de proyectos productivos ganaderos, de siembra de cacao, caucho fueron mal formulados y fracasaron en su plan de negocios. Además, cientos de reinsertados beneficiados tuvieron que abandonar las zonas y proyectos por amenazas o atentados. En Córdoba han sido asesinados 156 desmovilizados

Así lo reconoce Alejandro Eder, alto Consejero para la Reintegración. "Los proyectos productivos de los participantes del proceso en Córdoba entraron en la dinámica económica en la que de 10 nuevas empresas solo una o dos sobreviven al cabo de tres años".

El funcionario señala que, a pesar de las dificultades, en Córdoba se desarrollan nueve proyectos productivos comunitarios en Tierralta, Santafe de Ralito, Montería, Montelíbano, Valencia y Cereté con 275 desmovilizados beneficiados.

El Consejero para la Reintegración insiste en no estigmatizar a los reinsertados. "Según los reportes de la Policía, el 13 por ciento de las capturas a bandas son desmovilizados, lo que indica que no son nuevos grupos paramilitares sino expresiones de narcotráfico y delincuencia organizada".

Sea cual sea su nombre, los cordobeses reclaman resultados y que cese la violencia. El Plan Troya ya se ejecuta por ríos y sábanas y en 90 días se sabrá si las bandas son destructibles o resisten la ofensiva del Estado.

Los primeros golpes de Troya

Durante la primera semana del Plan Troya el Ejército, el DAS y la Policía reportan al menos 10 capturas de personas señaladas de integrar las bandas criminales en Córdoba, entre ellos algunos exparamilitares que se unieron a las bandas tras la desmovilización de las Auc.

Wálter Díaz Argumedo, alias "Bayron" o "Bachiller", fue capturado por la Policía en la vía que conduce de Montería a Planeta Rica.

Según el coronel Héctor Páez, comandante de la Policía Córdoba, alias "Bayron" "delinquía con la banda los 'Urabeños' en la región del Bajo Cauca y tenía orden de captura por homicidios y concierto para delinquir". Habría participado en la masacre de ocho personas en San José de Apartadó, en 2005.

El pasado domingo el Ejército realizó un operativo contra un campamento de los "Urabeños" en zona rural de San Pedro de Urabá, donde según las autoridades, se encontraba alias "Gavilán", uno de los jefes de esa banda criminal y objetivo del Plan Troya, quien logró escapar antes de que llegaran las tropas.

Como otro de los primeros resultados de la ofensiva contra las finanzas de las bandas, la Policía informó de la incautación de 354 kilos de base de coca que eran transportados en un camión en la tronca a la Costa Atlántica, a la altura del municipio de Planeta Rica. El Plan Troya se despliega desde comienzos de esta semana por la Policía, el Ejército, la Armada Nacional y el DAS en 19 municipios de Córdoba, Antioquia y Sucre.

Tomado de:
http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/L/la_ofensiva_en_el_fortin_de_las_bandas/la_ofensiva_en_el_fortin_de_las_bandas.asp?CodSeccion=211

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.