domingo, 27 de febrero de 2011

Periodismo, transparencia y tecnología.

Por Felipe A. Páucar Mariluz.

Kyra Hamman de la embajada USA en seminario taller en Pucallpa. Foto Leyenda del Huallaga.

Con frecuencia y especialmente durante los procesos electorales, la ciudadanía y los periodistas así como personajes notables y grupos poblacionales piden en diversos tonos a los políticos y su entorno claridad total y tolerancia cero con los llamados secretos de Estado y con los financiamientos oscuros de las campañas proselitistas.

El objetivo del periodismo independiente debe ser luchar por conseguir de los gabinetes y alcobas del poder la mayor información posible y debe ser implacable en la denuncia de delitos si se cometieron, aunque los Estados, al igual que los individuos, para ser operativos, tienen necesidad en ocasiones del secreto, que cuando se usa para fines ilegales es la vulneración de la decencia.

Por lo general los secretos de Estado en gobiernos no democráticos son fuente de corrupción y abuso del poder, por tanto estos deberían restringirse a lo mínimo indispensable para fines de la seguridad nacional.

Dado que nuestro país y otros en el mundo son amenazados por violentistas extremistas y terroristas, el secreto de Estado forma parte de la estrategia para prevenirlo y combatirlo. Se afirma que la transparencia total nos llevaría a la ineficacia y conduciría al peligro.

Mayumi Ortecho del Ipys en seminario taller en Pucallpa. Foto Leyenda del Huallaga


Desde 1993 fecha en que ingresé al Instituto Prensa y Sociedad - Ipys, como corresponsal, constaté que la esencia del periodismo no cambia con el paso de los años, pero es factible de perfeccionarlo y hacerlo profesional, entendiendo por profesionalismo la práctica sin claudicaciones de la ética y la independencia y ello se consiguió mediante seminarios y talleres nacionales, regionales o eventos internacionales.

Este trabajo fue posible por el apoyo sin condicionamientos de organismos y organizaciones nacionales y extranjeras que apuestan por la irrestricta libertad de prensa, expresión y opinión, vale decir, un periodismo ético, responsable y con función social.

En este periodo se dieron nuevos enfoques en los contenidos informativos por Internet, en medio del vértigo que velozmente lleva al mundo por la autopista de la información. Ante este avance los periodistas debemos tener en cuenta un primer asunto fundamental: no existe la oposición periodistas digitales vs. periodistas de prensa, no existe periodismo blanco vs. periodismo rojo, no existe periodismo occidental vs. periodismo oriental y no existe periodismo ‘militante’ vs. periodismo ‘objetivo’. Lo único que existe es periodismo bueno y periodismo malo. Y de lo malo hay mucho, aunque sea una pena admitirlo.

Periodistas de Huanuco, San Martín y Ucayali en seminario taller en la ciudad de Huanuco, con Kyra Hamman y Ángel Páez. Foto Leyenda del Huallaga.

Y ese periodismo bueno o malo se lo hizo en el pasado desde las teclas de una máquina de escribir o se lo hará en el futuro desde la más poderosa y veloz laptop de última generación y enorme capacidad de memoria.

Se trata de un periodismo que no puede olvidar su esencia, su deber. Ser un periodismo en el cual no es posible hacer oposiciones y antónimos, ni hablar que la tecnología traerá nuevas formas de asumirlo como un oficio al servicio del público: el buen periodista, antes, ahora y en el futuro, se define como un profesional éticamente responsable, debe servir a su público objetivo, ser sensible con sus necesidades, reflejar sus tendencias de vida, ayudarlos a tomar decisiones para mejorar su existencia, entregarles antecedentes, consecuentes y contextos para que los lectores entiendan mejor la parte de la realidad que se les está contando, ser útil a los ciudadanos, prestarles servicios, es el objetivo del buen periodista que debe rechazar todo atisbo de corruptela en el entendido que eso lo degrada.

El buen periodista es aquel profesional capaz de orientar al lector, oyente o televidente en sus dudas y en sus tribulaciones, desde las más domésticas y simples hasta las más decisivas como individuo y para la sociedad a la que pertenece.

Aprendí también que no se puede hablar de que existen innovadoras especialidades académicas como el periodismo de precisión y el periodismo de investigación, cuando estas dos supuestas especialidades son, justamente, elementos esenciales del periodismo de siempre, del buen periodismo de toda la vida: ético, riguroso, detallado, balanceado y puntual (es decir, preciso). Inteligente, persistente, batallador, sagaz, profundo, concreto y revelador (es decir, de investigación).

El buen periodista es un profesional atento a las necesidades del público, fiel y exacto en la descripción de los hechos y del rol que juegan cada uno de los actores activos y pasivos de esos hechos.

Solamente ese buen periodismo ha sido, es y será, supongo que para siempre, la base y soporte de la calidad de los contenidos de cualquier medio de comunicación, desde el teletipo y los viejos periódicos hasta las casi infinitas posibilidades del Internet para la información noticiosa del presente y el futuro.

Solamente ese buen periodismo será capaz de entregar a su público información en las condiciones más adecuadas, independientemente de cuál sea el medio a través del cual la emite.

Entonces, con la certeza de que “no existen periodistas digitales y periodistas de prensa escrita. Solo existen periodistas”, asumimos que frente a las nuevas tecnologías informáticas, los periodistas no debemos ser distintos en esencia (en nuestra manera de asumir ética y profesionalmente el oficio) sino que, sea cual fuere el medio a través del cual emitimos nuestros contenidos, no debemos cambiar los fundamentos del buen periodismo, como rezan los postulados de la prestigiosa cadena mundial BBC de Londres: “La precisión, la responsabilidad, la imparcialidad, la independencia y la transparencia informativa son las bases de todo el periodismo que hace la BBC, independiente del medio que utilicemos para llegar a nuestro público.”

Eso en parte es lo que vine haciendo desde hace 31 años de ejercicio periodístico en prensa, radio y televisión, de los cuales dediqué 30 meses a la “La Leyenda del Huallaga” (www.leyendadelhuallaga.blospot.com) esfuerzo que ha sido recompensado con 270 mil visitas que a su vez aportaron con ideas y sugerencias para un mejor y audaz periodismo.

Dicho esto solo me resta reconocer el esfuerzo que han realizado la embajada Usa y el Ipys para desarrollar 7 seminarios taller sobre Acceso a la información, (vale decir transparencia), Periodismo web 2.0 y cobertura de procesos electorales, que concentraron a 120 periodistas en Huanuco y Ucayali. Para el 25 y 26 del presente esta programado el seminario taller en Tarapoto donde se espera concentrar 50 periodistas.

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.