jueves, 13 de agosto de 2009

Prensa, amenazada en A.L.

Archivo
La libertad de expresión en Latinoamérica no goza de buena salud. Diversos factores e intereses hacen que el ejercicio periodístico sea cada vez más difícil mientras los principales damnificados siguen siendo los ciudadanos.


La labor periodística tiene cada vez más escollos en el hemisferio. Ecuador, Venezuela y México son los más comprometidos.

Alarmante es el estado de la libertad de prensa en Latinoamérica. En un importante número de naciones los periodistas son presionados por actores tan diversos como políticos, gobiernos, gremios económicos o, incluso, narcotraficantes. Estos factores hacen que trabajar en los medios de comunicación sea una labor desgastante, titánica y peligrosa.

EL COLOMBIANO hizo un recorrido por la situación de cinco países latinoamericanos en los que las denuncias de obstrucción a la labor periodística son cada vez más abundantes.

Desde la llegada del presidente Hugo Chávez al poder en Venezuela, los medios de comunicación privados denuncian agresiones y amenazas por parte del oficialismo.

La ley mediática que propone cárcel para quienes con la información creen inestabilidad en la nación bolivariana y el ataque a Globovisión por parte de seguidores chavistas aumentan las tensiones de los comunicadores en el vecino país.

Por otra parte, las condiciones de expresión y libertad de prensa en Brasil no han sido las mejores y cuando Lula Da Silva asumió la presidencia, el escepticismo aumentó.

Sin embargo, el magistrado Ayres Brito del Tribunal Supremo de Brasil manifestó que a raíz de varias medidas cautelares se revocó parte de la ley de prensa vigente. Por ejemplo, ya no es valida la pena de prisión para los periodistas acusados de calumnia, injuria o difamación.

Si revisamos Ecuador, nos encontramos una situación similar a la de Venezuela, en la cual el principal sindicado de acciones en contra de los medios es el gobierno en cabeza del presidente Rafael Correa.

La pugna contra el canal Teleamazonas ha sido la bandera del oficialismo para desmantelar medios de prensa que no van de acuerdo con los planes gubernamentales.

En México el balance es el menos alentador para el ejercicio periodístico. Persiste y aumenta el nivel de violencia e intimidación contra los periodistas y medios de comunicación.

El clima de violencia y el asesinato de varios reporteros el último año en ese país provoca una peligrosa autocensura en la prensa cuando se trata de investigar y publicar temas relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico.

De otro lado, el golpe de Estado en Honduras agravó la situación mediática en el país centroamericano. La prensa se politizó. Organizaciones como Periodistas Sin Fronteras denunciaron abusos por parte de las autoridades del gobierno interino de Roberto Micheletti. Sumado a esto, otros comunicadores aseguran presiones e intimidación por parte de los seguidores del derrocado Manuel Zelaya.

Contexto

Los riesgos de informar en Latinoamérica


México presionado por el narcotráfico

Jacinto Rodríguez, director de la fundación Prensa y Democracia, divide el problema de México en dos frentes.

Por un lado el poder político, que insiste en un control hacia la prensa y la libertad de expresión. El otro elemento es la erupción en los últimos años de los llamados poderes prácticos que en éste caso están representados por el narcotráfico. "Esos son dos elementos que ponen a México en este mapa mundial (sobre riesgos para la prensa). No los desconecto y trato de entenderlos desde un contexto que no es nuevo y que tiene que ver también con la responsabilidad de los medios". Para Rodríguez, por ahora se está en un proceso de entender la problemática.

Ambiente político afecta la prensa en Honduras

El jefe de redacción del diario hondureño La Prensa, Héctor Montoya, dijo que se habla de politización porque los medios se parcializaron entre los que están con Zelaya y los que apoyan a Micheletti.

"No hay objetividad, estamos en un periodo muy peligroso para los periodistas. Además hay que tener en cuenta a la sociedad civil que nos asocia como sus amigos o sus enemigos, cuando la labor fundamental de la prensa es informar y presentar las dos caras de la moneda", dice.

El último informe de la ONU, realizado cuando Manuel Zelaya aún estaba en el poder mostró su preocupación por la censura directa e indirecta por parte de autoridades gubernamentales.

En Ecuador, medios denuncian intimidación

Para el analista ecuatoriano, Víctor Hugo Bonifaz, el gobierno de Rafael Correa mide los parámetros para definir qué medio sirve y cuál no.

"A través de las leyes se sigue el modelo chavista. El poder legislativo está en manos del gobierno. Un poder absoluto que se consolida mucho más rápido que en Venezuela. Incluso ya están trabajando en borradores para limitar la libertad de prensa". La situación en los medios ecuatorianos es tan grave que hay denuncias de monitoreo de las conversaciones de los comunicadores.

"Ellos monitorean las opiniones antes de que salgan a la luz pública. Hacen una guerra sucia contra la prensa para tapar las irregularidades del gobierno".

Brasil avanza en libertad de prensa pero falta más

Para el periodista Julio César Mesquita, director del Comité de Libertad de Expresión de la Asociación Nacional de Diarios de Brasil (ANJ), se han dado avances en la legislación para permitir el libre ejercicio periodístico pero aún queda mucho por hacer porque viejas acciones judiciales tienen la clara intención de inhibir la labor de informar. Además, desde diferentes estamentos se promueven aún un sinnúmero de acciones judiciales que perjudican a diarios y periodistas.

Esto hace que los comunicadores se vean obligados a comparecer y defenderse ante los tribunales en decenas de ciudades y, por consiguiente, a multiplicar sus costos de defensa.

En Venezuela, los periodistas no pueden informar de manera objetiva

William Echeverría, director del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela compartió su visión de los medios con este diario.

"Hay que decir que el problema se presenta con quienes trabajan en medios privados independientes. Los que trabajan para los medios del Estado gozan de una total garantía de libertad de expresión".

Echeverría dice que los medios privados son calificados por el gobierno como golpistas, por lo que el acceso a la información de los entes públicos está totalmente restringido. "No hay acceso a entrevistar a ningún funcionario público importante, a ninguna autoridad o instituto autónomo de gobierno y menos al presidente de la República".

Así mismo, manifestó que en las convocatorias para ruedas de prensa con la presencia del Presidente, no se incluye a los medios independientes.

"Eso obviamente genera una información sesgada por que tu no tienes cómo contrastar la información. Hay una tendencia a ocultar la información, al secretismo en Venezuela".

El comunicador visualiza un futuro negro para los medios venezolanos por "el discurso antisonante, violento y estigmatizador del jefe de Estado que hace eco en las esferas del pueblo que se sienten con la potestad de atacar a los medios".

John Eric Gómez Marín

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.