domingo, 1 de marzo de 2009

¡El Alto Huallaga en su laberinto! La viacrucis de Aucayacu y Tingo María.

Los conflictos que en percepción de los habitantes constituyen su pesada cruz: subversión y contrasubversión, narcotráfico y lucha antinarcóticos, guerra sucia, corrupción, delincuencia organizada, inseguridad y creciente pobreza.

En presunta campaña de ´limpieza`, Sendero Luminoso asesinó a varias personas en lo que va del presente año, uno de ellos Getulio Melithón Cárdenas poblador de Nuevo Progreso. Foto cortesía DC.

El Alto Huallaga, región donde la coca dio origen al narcotráfico en la década del 60, que generó la violencia (subversiva y contra subversiva) en el 80, causante de miles de muertos y desaparecidos. Aucayacu, fue y sigue siendo golpeada por la violencia que parece enseñorearse y no tener fin. La Comisión de la Verdad y Reconciliación concluyó que el distrito de José Crespo y Castillo cuya capital es Aucayacu es el segundo en víctimas y violaciones de derechos humanos en el período 1982-2000 a nivel país. Tingo María, epicentro de la violencia en las décadas del 80 y 90 y estigmatizada injustamente por la droga y el crimen. La continuidad de la violencia y persistencia de los conflictos económico, social y político, la mantienen rezagada.

Los recientes hechos de sangre, derribamiento de torres de alta tensión y amenazas en Aucayacu y Tingo María hacen temer una nueva escalada de violencia criminal. Se asegura que no hay recrudecimiento de la subversión y que el narcotráfico y la delincuencia están siendo controlados, sin embargo, la realidad es contrario al optimismo oficial. Veamos por que:

El 11/01/09 presuntos senderistas asesinaron al poblador de Nuevo Progreso Getulio Melithón Cárdenas, su cadáver fue dejado en el puente Pucayacu con un cartel subversivo y el 07/02/09 a un morador del caserío Victoria a 8 kilómetros al norte de Aucayacu bajo la acusación que era un asaltante de carreteras e informante de la policía.

El 03/02/09 Alejandro Aguilar Saboya soldado de la base contra terrorista de Aucayacu deserta y denuncia torturas y vejaciones a manos del teniente EP Roger Aragón Arcayo, la información fue difundida reiteradamente por varios periodistas de Aucayacu, Tingo María y Huánuco, causando malestar en la alta oficialidad empeñada en presentar una imagen de efectiva labor y respeto a los derechos humanos.

Un documento apócrifo dejado el 06/02/09 en la casa de una comunicadora, similar a otro encontrado en la municipalidad de Aucayacu el 15/12/07, en las que se intimida a periodistas y comerciantes al sindicarlos como colaboradores de Sendero Luminoso o cómplices del camarada ‘Artemio`, tienen la característica de sicosociales orientados a infundir temor e inseguridad en la población. Se recuerda la delicada situación vivida en diciembre de 2004 por Segundo Jara Montejo integrante de la Comisión de Derechos Humanos del Alto Huallaga – Codah, cuando efectivos de la policía nacional contando con la anuencia del fiscal de Aucayacu ´sembraron` en su casa volantes característicos a Sendero Luminoso y pretendieron vincularlo con esta agrupación subversiva.

El 12/02/09 presuntos senderistas o elementos ligados al narcotráfico asesinaron a Julio César Campoverde Valles alias Gato y a otro con el seudónimo de Culón, que se dedicaban al narcotráfico y supuestamente debían una cantidad de dinero a otra firma. Fueron secuestrados en Puerto Pizana a fines de enero.

El 13/02/09 Juan Carlos Simón Urday es abaleado a pleno día en lugar céntrico de Aucayacu por presuntos sicarios del narcotráfico en venganza o ajuste de cuentas. Versión que podría tener otro sentido si nos atenemos a la confesión de su pareja al enterarse del deceso de su cónyuge. “Yo tuve la culpa”, sostuvo.

El 13/02/09 Hortensia Clara Gómez Pomachagua comerciante de verduras que viajaba a Huánuco fue victimada por un policía en la comisaría de Cayumba el viernes 13, en incidente confuso presuntamente originado por el conductor que no detuvo su vehículo para la requisa. Timoteo Tello Mancini el conductor y los familiares de Hortensia Gómez pusieron en tela de juicio las versiones del jefe del Frente Policial Huallaga al negar que intentaran huir de un supuesto operativo policial y que hubieran recibido apoyo luego del abaleamiento así como para el entierro de los restos mortales. “Se negaron a ayudarnos, pedimos justicia”, indicaron.

Torres derribadas presuntamente por Sendero Luminoso dejaron sin energía eléctrica por 48 horas a Aucayacu y Tocache. Constituyó un mal recuerdo de las trágicas décadas del 80 y 90s. Foto Prensa Verde.

El general PNP Italo Perochena jefe del Frente Policial Huallaga intentó blindar el acto delictivo de un subordinado, con el argumento que al encontrarse la región en Estado de emergencia las fuerzas de seguridad pueden hacer uso de sus armas ante la sospecha que pudieran ser atacados. También dijo que dos efectivos eran investigados por la fiscalía para esclarecer el hecho de sangre en Cayumba.

El gobernador de Tingo María Isaac Tello Saavedra y Eva Falcón Tarazona regidora de la municipalidad de Leoncio Prado, al lamentar el asesinato de Gómez Pomachagua se pronunciaron por el levantamiento del estado de excepción con la restitución de los derechos constitucionales.

El Comisionado para la Paz y Desarrollo de Tingo María, Víctor Ramírez Rosales, se pronuncio de manera ambigua respecto a la vigencia del Estado de emergencia. Igual sucedió con el espíritu de cuerpo hacía el policía involucrado en un crimen en la comisaría de Cayumba, al no emitir un pronunciamiento preciso como le correspondía. Afirmar que “en el Huallaga, quienes deben sentirse preocupados son los delincuentes por que afectan la paz, el desarrollo y el turismo” le significó duras críticas.

El jefe del Frente Huallaga aseguró que los informes de inteligencia concluían que debía mantenerse el estado de emergencia por que el terrorismo y el narcotráfico siguen activos en el Huallaga y que eran “dos o tres personas con opiniones respetables…” las que solicitaban su levantamiento. El primer estado de emergencia en el Huallaga fue decretado el segundo semestre de 1978 para la ejecución de los operativos Verde Mar I y Verde Mar II amprados en el decreto legislativo 22095, desde entonces es parte de la estrategia mediática para el control del ‘narcoterrorismo` y ha sido renovado por enésima vez por el gobierno de Alan García con el justificativo que solo así se podrá lograr ´operativos exitosos` como Volcán, Huracán y Tormenta, donde los colaboradores eficaces jugaron un rol relevante. La verdad es que para realizar esos y otros operativos –incluso- con mayor impacto no es indispensable el estado de excepción como argumenta la alta oficialidad de los ministerios del Interior y Defensa.

El emplazamiento del Jefe del Frente Huallaga, al camarada ‘Artemio’ a fin “se ponga a derecho y deponga las armas” generó una serie de comentarios. Uno de ellos señala que es una forma reiterativa de lanzar globos de ensayo con el fin de disimular una aparente falta de decisión política para acabar con los males que aquejan a la región. Se afirma que en el Huallaga existirían intereses y beneficios que están garantizados mientras subsistan la violencia, el terror y la pobreza.

Wilder Miranda en amena tertulia en la oficina de alcaldía con Aníbal Huerta congresista aprista y Victor Ramírez del ministerio del interior a su derecha, el 21-02-09 tres días después de la presunta amenaza que denunció con gran bulla. Foto cortesía.

El ex jefe de la Comisaría de Aucayacu, Comandante PNP Luís Sánchez Lira, el mismo que fuera denunciado por subalternos por un presunto tráfico ilegal de combustibles y que retornó al cargo del que había sido separado con gran escándalo, recibió una medalla del alcalde Wilder Miranda en una ceremonia en Nuevo Copal por su aparente buena gestión, pero el alcalde se negó a entregarle la llave de la ciudad tal como era la pretensión del oficial, lo que le produjo gran contrariedad y ¿Quién conoce mejor algunas de las andanzas y reuniones del alcalde? En opinión de un sector de la prensa, es precisamente, Sánchez Lira.

El 18 de febrero Wilder Miranda Ordóñez alcalde de Aucayacu, recién llegado de un largo viaje de una semana a Contamana-Loreto en compañía de su teniente alcalde Manuel Rosales, denunció ante periodistas haber recibido 13 mensajes de texto en su celular donde le solicitaban 60 mil soles y apoyo logístico en nombre del senderista ´Artemio`, además le advertían que si no cumplía haría frente a represalias. Miranda puso énfasis en que la autoría de los mensajes no era de Sendero Luminoso señalando a la delincuencia común como la presunta autora. Los mensajes configuraban una presunta extorsión, más no una amenaza de muerte tal como fue levantada por Miranda y algunos comunicadores. El 19 de febrero, el relacionista de la municipalidad de Aucayacu Fernando Aguilar, redactó y firmó un comunicado de solidaridad con el burgomaestre al que también se adhirieron regidores y trabajadores municipales. El 21 de febrero Miranda se apareció muy sonriente en Aucayacu junto al congresista Aníbal Huerta, el alcalde parecía no recordar las presuntas amenazas de muerte que días antes recibiera.

Sendero Luminoso plantea sacar a su líder de la cárcel de máxima seguridad del Callao y negociar una salida política para deponer las armas. Propuesta que el gobierno no acepta pretextando que son un pequeño grupo armado al servicio del narcotráfico. Foto internet.

El camarada ´Clay` segundo en el Comité Regional Huallaga de Sendero Luminoso abatido en el caserío Pacae cerca a Aucayacu el 19 de febrero de 2006, pareciera ser temido más que en vida por la fuerza pública en cada aniversario de su muerte. Se asegura sin certeza que los asesinatos de dos personas en Santa Cruz-Nuevo Progreso, de otras dos personas en Pucayacu y Victoria, de una persona en Aucayacu y otras dos personas en Supte-San Jorge el 24 de febrero, pudieran estar vinculadas a una presunta campaña de ‘limpieza` anunciada en enero por Sendero Luminoso en recuerdo a uno de sus líderes más connotados.

Los habitantes de Aucayacu y de otros sectores del Alto Huallaga empiezan a temer por la reaparición del ´terrorismo blanco` y que esté siendo operada por elementos desconocidos presumiblemente ligados a las fuerzas de seguridad. Se sindica sin precisiones ni pruebas al ex mando senderista arrepentido ´Omar` y a un grupo especial de inteligencia del Ministerio del Interior que operaría desde un hotel en Tingo María, como los presuntos autores de amenazas y sicosociales a través de volantes y llamadas telefónicas anónimos.

El 24 de febrero los periodistas de Aucayacu: Nóbel Panduro, Bladimir Angulo, Ranforte Lozano y Cirilo Velásquez, se reunieron con el jefe del Frente Policial Huallaga Gral. Ítalo Perochena para expresarle lo que sucedía en Aucayacu y el temor que tenían por su seguridad personal y familiar. Le pusieron en autos lo sucedido con Segundo Jara y los panfletos anónimos en donde se les intimidaba, con la esperanza que se les ofreciera investigar en serio y dar con los autores de los sicosociales o brindarles cierta seguridad, pero grande fue su decepción cuando la máxima autoridad pareció desentenderse del problema planteado y en cambio les solicitó trabajar juntos por la paz. En la reunión estuvo presente el comisionado del MININTER Víctor Ramírez.

Como si fuera poco, el 24 de febrero sucedieron dos hechos que contribuyen a acentuar la sensación de inseguridad y recrudecimiento de la violencia: Una torre de alta tensión fue derribada cerca de Tingo María dejando sin energía eléctrica a las ciudades de Aucayacu y Tocache por más de 48 horas. Dos sujetos fueron asesinados por desconocidos en San Jorge a 4 kilómetros de la ciudad de Tingo María, la versión oficial es que fueron pobladores los victimarios, mientras que otras versiones dan cuenta que podría tratarse de subversivos por que se utilizó armas de fuego para liquidarlos.

Fuentes confiables dieron cuenta que mucho de lo que sucede en el Huallaga sería por que el equipo de inteligencia y de colaboradores eficaces y red de informantes ha sido desarticulado, en parte por falta de presupuesto o por celos y decisiones equívocas de los recientes jefes de la División de Investigación de Terrorismo Nacional. El sábado 28 de febrero el Gral. Luís Valencia Hirano un caserito del Huallaga y recientemente designado asesor de la ministra Cabanillas expuso la nueva estrategia en la lucha contra el terrorismo y las drogas en el Huallaga, que consiste básicamente en: triplicar el número de policías en el Frente Policial Huallaga, abundante logística, una sala de operaciones y dos ambulancias, incremento del presupuesto para gastos de inteligencia, operaciones armadas, investigación criminal y operaciones psicológicas y/o sociológicas.

La guerra en el Huallaga podría ser mucho más dura que hasta hoy, más aún si se tiene en cuenta el comunicado del Ministerio de Defensa del 26 de febrero donde se advierte que el personal de las Fuerzas Armadas que libra la lucha contra el terrorismo en los valles de los ríos Apurimac y Ene (VRAE), y en el Huallaga, viene siendo denunciado por supuestas violaciones a los derechos humanos ante la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público, el Poder Judicial y organismos internacionales y que por este motivo se genera "interferencias en las operaciones, malestar e incertidumbre del personal militar y perjudica la labor encomendada por el supremo gobierno" de pacificar y apoyar el desarrollo de esas región. La sociedad civil debe estar vigilante no para defender a los narcos o terroristas, sino para evitar que la población inocente ubicada entre dos fuegos sea víctima de los excesos y arbitrariedades. Posición antojadiza que intenta convertir a algunos victimarios en victimas y como tal debe ser rechazada.

La ministra del interior Mercedes Cabanillas deberá tener cuidado e hilar muy fino para descartar las voces guerreristas, los cantos de sirenas o pitonisos y las posturas subalternas de los rostros pintados que actúan como auténticos ignorantes de la realidad tortuosa en el Alto Huallaga. Ni mano dura, ni pena de muerte oficial o clandestina, la guerra debe ser enfrentada con inteligencia, sin corrupción y pleno respeto a los derechos humanos. Se requiere de verdaderas estrategias de corte social y humanista antes que tácticas confrontacionales y belicistas.

Las actitudes y conductas de quienes tienen la responsabilidad de velar por la seguridad, la paz y el desarrollo en el Alto Huallaga, deben ser transparentes. Basta de ensayos y manidas justificaciones, los resultados son los que deben valorarse. Pero para lograrlo no es necesario apelar a acciones vedadas como la fabricación y el sembrado de pruebas que llevan a inocentes a la cárcel o a la tumba. Aunque pueda resultar inútil, no esta demás exigir celeridad y eficacia en la investigación sobre los volantes anónimos, asesinatos y otras formas de violencia. Los organismos de seguridad están en la obligación ética y profesional de dar con la verdad e identificar a los autores.

Las fuerzas de seguridad (policía nacional y ejército peruano) realizan un trabajo importante, por que sin ellas la situación sería insostenible y de inimaginables consecuencias. Eso sí, hay que combatir la ineficiencia y corrupción en las instituciones y organismos de seguridad, responsables de penosos casos que podrían incentivar la sed de venganza y por ende ser el sostén de la delincuencia, la subversión y el narcotráfico, como ya sucedió en el pasado.

En el terreno político y electoral (como parte de la ensalada), el 21 de febrero el congresista aprista Aníbal Huerta llegó a Aucayacu con impresionante despliegue de seguridad para presidir la entrega de títulos de propiedad por la Cofopri sustituyendo a la ministra Nidia Vilchez quien canceló intempestivamente su visita. Huerta Díaz aprovechó para reunirse con el alcalde y el comisionado para la paz en el despacho de alcaldía y hacer política con la celebración del día de la confraternidad aprista en Aucayacu y Tingo María dando inicio a lo que será su campaña por la reelección parlamentaria. La gran cantidad de cerveza y comida ofrecida en ambas reuniones llamó la atención de los asistentes que al final constituyeron una tercera agrupación aprista, dejando de lado a los grupos de Rónel Hidalgo y Gustavo García, ambos secretarios generales del APRA en la provincia de Leoncio Prado. La presencia en el Huallaga del congresista Huerta, liderando la campaña por la reelección del APRA, nos trae a la memoria situaciones detestables producidas en la década de Fujimori donde los sicosociales y el show mediático estuvieron a la orden del día.

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.