viernes, 4 de diciembre de 2009

Tenebrosa realidad de la educación: ¿Hacia las 120 universidades?

Son muy pocas las universidades que pasan el calificativo de regular a bueno. En muchas de ellas se imparte la educación basura, prima el oportunismo de personas que lucran con el objetivo de otorgar un título. La universidad de Ucayali que cumplirá 30 años en breve es de las que experimentó desarrollo físico y académico. Foto Grupo Prensa Verde.

A menos que el Congreso se ponga a trabajar y su Comisión de Educación dictamine cuanto antes el proyecto de ley presentado por Mercedes Cabanillas que busca clausurar el Decreto Legislativo 882 –dado por el fujimorismo en 1996– el Perú pasará por el esquivo honor de ser el país del mundo con mayor cantidad de universidades en relación a su población.

Así como se lee. La tenebrosa noticia da cuenta de la existencia actual de 92 universidades, cuatro cuyos proyectos ya han sido aprobados y otras 24 que hacen cola para presentar sus respectivos proyectos en los próximos meses. Claro que calificarlas de “universidades” es un lamentable exceso, pues lo serán solamente en el papel, simples negocios disfrazados de centros de enseñanza superior.

De este modo el Perú, que cuenta con 28 millones de habitantes, tendrá el triple de “universidades” que un país como Francia, que cuenta con 36 para una población de 60 millones. Así como en el pasado se habló del sueño de la casa propia, en nuestro país algunos vivos habrán logrado el sueño de la “universidad propia”, al margen de la ley y si es necesario valiéndose de acciones de amparo concedidas por jueces manipulados, como Alas Peruanas.

¿Cómo hemos llegado a esta situación, que no data de ahora sino de hace años? Pues es aterradoramente simple. El DL 882, dado por el fujimorismo supuestamente “para promover la inversión privada en la educación” ha sido la puerta abierta para la creación de universidades “como si fueran fábricas de zapatos”, tal como lo afirmó el presidente García hace poco.

Esto es así debido a que el CONAFU, la institución que debiera fiscalizar la creación de nuevos centros de enseñanza superior, está de adorno. En la práctica, el CONAFU carece de poder para oponerse al surgimiento de una nueva universidad, pues el DL 882 establece que su tarea consiste únicamente en calificar si el proyecto que le ha sido presentado es o no viable, y las pocas veces que ha dicho que no lo es, el asunto ha terminado en el PJ.

De modo que el CONAFU no opina, y su tarea se limita luego a hacer un seguimiento a lo largo de cinco años. Con tales facilidades, no resulta extraño que pronto tengamos 120 universidades, la mayoría de las cuales será un farsa, una suerte de imprenta pirata que fabrica títulos sin valor, pues no obedecen a méritos académicos o a estudios sólidos, solo a la necesidad de contar con un cartón. O se cierra el DL 882 y se dan nuevas facultades al CONAFU, o se establece una comisión evaluadora independiente.

Pues pronto contar con un título nada significará.

Tomado de:
http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20091204/10/1634/todos/1634

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.