lunes, 13 de abril de 2009

Sendero Luminoso embosca dos patrullas y mata 14 militares. 10 soldados son de Pucallpa.

A la caza de los senderistas en el valle de los ríos Apurímac y Ene. Foto Internet.


Las informaciones son confusas, se dan a cuenta gotas y en medio de apreciaciones y opiniones ridículas o se dicen simples tonterías con el fin de capitalizar un hecho sangriento. Las declaraciones del ministro de defensa Antero Flores y los comentarios del supuesto ‘experto’ Jaime Antezana son la expresión de la ignorancia sobre lo que realmente sucede en el Vrae y el Huallaga, con relación al narcotráfico y el terrorismo. “Fue un error patrullar en el día”, dice Araoz; mientras que “no son terroristas, son narcosenderistas” le dice Antezana a radio Capital.


Si la estupidez fuera un mérito tendríamos por lo menos dos galardonados en estrategia antisubversiva y antinarcóticos.

Una ex profesora habría dirigido el ataque terrorista a patrullas del Ejército

Sería la cabecilla “Olga”, amiga muy cercana de “José”, jefe político de Sendero. Terroristas atacaron a los que fueron a recoger cuerpos de caídos

Pichari, Cusco. Una ex profesora ayacuchana, de estatura pequeña, robusta y con gran don de mando, a la que solo se conoce como “Olga”, habría dirigido el ataque contra las dos patrullas del Ejército en el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), en el que murieron un capitán y 13 soldados, señalaron a El Comercio fuentes de inteligencia de esa institución castrense.

“Olga”, según los informantes, sería una amiga muy cercana de Víctor Quispe Palomino “José” (48), jefe político del llamado comité regional centro (CRC) de Sendero Luminoso. Este último y el comité regional Huallaga, liderado por “Artemio”, centralizan la mayor cantidad de acciones terroristas en el país.

La instalación de la base militar EP de Sanabamba, en setiembre del 2008 —la cual fue retomada por el Ejército tras haberse retirado del lugar en el 2001—, habría caído muy mal a los terroristas que operaban libremente en la zona, entre ellos “Olga”.

“Esta senderista hacía mucha labor en esa zona antes de que la base militar se volviera a ocupar. “Mochileros” del VRAE y de Vizcatán pasaban por allí todo el tiempo con droga y se abastecían de bebida y comida para seguir su paso hacia Huancavelica. Incluso, en la losa deportiva del pueblo, se daban tiempo para jugar un partido de fulbito antes de partir”, señaló una de las fuentes.

También agregó que “Olga” realizaba acciones “cívicas” entre la población de la zona para ganar su confianza. Entre estas se contaban llevar odontólogos y peluqueros, repartir alimentos (comprados con el dinero del narcotráfico) y enseñar manualidades a las mujeres para que pudieran ayudar a sus esposos con los gastos en el hogar. De ahí que en el lejano y pequeño poblado de Sanabamba (distrito de Ayahuanco, provincia de Huanta) existiesen en esa época muchas tiendas, las cuales solo eran frecuentadas por los “mochileros”.

“Ella representaba el modelo de cambio de la estrategia senderista con la gente. Ellos ya no imponían sus convicciones con métodos de terror, sino ayudándolos a resolver sus problemas o apoyándolos con alimentos o acciones cívicas”, explicó la misma fuente de inteligencia a este Diario.

Cuando el Ejército se instaló en Sanabamba, refiere, todo cambió. Las tiendas cerraron y “Olga” no apareció otra vez por el lugar para apoyar a la población. Recién desde el jueves 9 de abril, después del ataque a las patrullas militares, su nombre volvió a ser mencionado en Pichari, Sivia y San Francisco.

COMUNICACIÓN RADIAL

Miembros del Ejército interceptaron el Viernes Santo una comunicación radial en la que una mujer —se presume “Olga”— hablaba con un líder senderista del CRC. Ella decía que no podían cruzar el río Mantaro porque estaba muy crecido y el jefe terrorista les sugería que dejaran enterradas las armas (robadas a las patrullas atacadas) y que siguieran su camino.

Por ello, para darles el alcance, ese mismo día partieron en tres helicópteros MI-17 unos 160 comandos de Infantería de Marina, de la Fuerza de Operaciones Especiales de la Marina (FOE) y de la Brigada de Fuerzas Especiales del Ejército.

Hasta el envío de este reporte no se sabían los resultados de la operación, pues el Ejército se ha mantenido muy reservado con las informaciones a la prensa.

ARMAS INCAUTADAS

De acuerdo con inteligencia del Ejército, tras el ataque a las dos patrullas los terroristas se llevaron 14 fusiles Galil, de fabricación israelí, un lanzagranadas con capacidad para seis explosivos en el tambor, de fabricación sudafricana, un lanzacohetes RPG, una ametralladora MAC y abundantes municiones.

A decir de los expertos, en este ataque se habrían utilizado las armas robadas en el atentado pasado ocurrido en Tayacaja, Huancavelica. También se informó que niños y mujeres fueron enviados por los atacantes al lugar de la emboscada para recoger las armas de los soldados caídos.

Asimismo se supo que de los tres soldados que resultaron heridos en la emboscada del jueves último, dos fueron trasladados a Lima. El tercero habría permanecido en la base de Pichari. Ellos son el sargento José Huamán Silva y los cabos Julio Fernández Vargas y Luis Pérez Shuña.

La población de Pichari está sorprendida por el ataque terrorista. Cabe señalar que esta zona del VRAE está militarizada, pues allí se ha establecido una base militar con integrantes del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y Policía Nacional.

Sentido homenaje a los caídos

Los cuerpos de los trece militares caídos llegaron ayer, a las 4:45 p.m., a la base militar de Pichari (Cusco) en tres helicópteros. Allí sus compañeros les rindieron un sentido homenaje a puertas cerradas.

Según se supo, las fuerzas del orden fueron atacadas a balazos por los terroristas cuando, a bordo de un helicóptero, intentaban aterrizar en la zona de la emboscada para recoger los cuerpos.

Los féretros con los restos mortales de los doce soldados y el capitán serán trasladados hoy desde Pichari hacia la base antinarcóticos de Mazamari (Junín), donde un avión Antonov de la policía los traerá a Lima. Trascendió que, tras recibir los honores reglamentarios en la capital, los cuerpos de diez de los agentes serían transportados a Pucallpa y dos a Iquitos.
Tomado de:
http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/senderistaolga-habria-dirigido-ataque-vrae/20090413/272493

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.