domingo, 24 de agosto de 2008

Moqueguazo en la selva: lecciones de una crisis

Los secuestrados que negó Alva Castro

No pasó mucho tiempo para que, tras el ‘Moqueguazo’, la Policía Nacional se viera nuevamente desbordada y, en ocasiones, hasta humillada. Si Moquegua dejó alguna lección, en el Ministerio del Interior parecen no haberla aprendido.

¿Cómo mantiene el orden una democracia? En primer lugar, tratando de evitar el uso de la fuerza. El genio de la democracia es que al estar basada en la discusión, el debate y el poder delegado pero fiscalizado, la deliberación es mucho más importante que la fuerza, a diferencia de los regímenes autoritarios. Eso es algo que este gobierno olvidó en este y en varios otros casos, al menospreciar la importancia del diálogo y el debate.

Pero hay ocasiones en las que hasta una democracia necesita utilizar la fuerza pública para mantener el orden y el imperio de la ley. La policía de una democracia debe saber utilizar con mesura pero eficiencia esa fuerza.

¿Qué pasa cuando la Policía, y el gobierno, no saben administrar ni la mesura ni la eficiencia ni la fuerza? Moquegua o Bagua. En vez del Policía tirapalos de antaño, resulta el Policía piñata de hoy: algo que no solo es pésimo para la gobernabilidad sino para la misma democracia.

¿Qué pasó? ¿Por qué no se aprendieron las obvias lecciones del bochornoso moqueguazo? IDL-SC ha reconstruido la cadena de indecisiones, malas decisiones y mentiras con las que el ministerio del Interior manejó esta crisis.

Habiendo fracasado toda la etapa de inteligencia y, por supuesto, la de las decisiones políticas, llegó el momento, para el Gobierno, de usar la fuerza pública. Y éste lo hizo de la siguiente manera:

• El sábado 9 de agosto se inició la protesta de las comunidades nativas, pero recién el miércoles 13 la Policía dispuso el envío de un pequeño contingente de la Diroes. Entonces, la situación ya había salido de control.

• Ese miércoles 13 de agosto, de acuerdo con información policial que obtuvo IDL- SC, los nativos ya habían tomado la Estación Nº 5 de Petroperú (en Saramiriza) y tomado como rehenes a personal policial.

• La nota informativa S/N “C1”- 2008- DIROES- DINOES- PNP, con el título COMISIÓN “ESTACIÓN 05- PETROPERÚ- SARAMIRIZA”, del 13 de agosto, informa que: “En la Estación de Bombeo No. 5 Saramiriza, se tomó conocimiento que un grupo de (18) efectivos PNP (16 DINOES-PNP y 02 de la RPNP-AMAZONAS), al mando del Cmdte. PNP Jhonny VELEZ NORIEGA (RPNP-AMAZONAS), habrían sido retenidos por pobladores indígenas que vienen acatando medidas de fuerza y protesta desde el 09AGO2008 en la jurisdicción de Mesones Muro-Amazonas”.

• La nota da cuenta además de las circunstancias en que fueron detenidos los efectivos policiales. Se señala que el grupo era “trasladado en un helicóptero de la FAP desde la Estación Nº 7 "EL VALOR"-PETROPERU (Bagua) con dirección a la Estación Nº 6 - CHIARIACO (la misma que se encontraba rodeada de pobladores indígenas), pero por causas que se desconocen, habría aterrizado a (02) Km. de dicha Estación Petrolera, circunstancias en que fueron rodeados y/o retenidos por los protestantes a fin de evitar que lleguen a la mencionada estación”. Según la nota informativa pese a la intervención del jefe del cuartel del Ejército de Mesones Muro para la liberación de los policías (para que sean llevados al cuartel sea al Cuartel EP u otro lugar seguro) los nativos no liberaron a los policías.

• La nota termina con un dramático llamado: “se solicita a la Superioridad tenga a bien disponer y/o coordinar con los niveles o canales respectivos a fin de conocer la situación de los efectivos PNP retenidos y evitar costos sociales”.

• Aún cuando ya había información del secuestro de los policías ese día el comando policial solo ordenó la salida del coronel Alfonso Chávarri Estrada (número dos de la Diroes) junto con un reducido grupo de efectivos. Otro equipo de 50 efectivos de la Diroes se ubicaba mientras tanto en la Estación "Morona", Nº 6 (Chiriaco) y localidad de Santa María de Nieva (Prov. Condorcanqui – Amazonas). Pero, en las inmediaciones de la estación Nº 5 y Nº 6 se encontraban ya 4 mil 500 nativos.

• La movilización de miles de nativos ahogó la escasa presencia policial. Aislados, rodeados por un mar de lugareños, el secuestro de policías se tornó en práctica común. El sábado 16, dos suboficiales (el SOT2. PNP. César García Zuñiga y el SOT3. Orlando Irigón Vásquez) de la Región Policíal de Amazonas que supuestamente brindaban seguridad en las instalaciones de la Estación Nº. 06 – Kuzu Grande fueron capturados por los nativos y conducidos al Puesto de Salud de Imaza.

• Al día siguiente, domingo 17 de agosto, en la hidroeléctrica El Muyo (Distrito de Aramango-Provincia de Bagua-Amazonas) que abastece energía eléctrica a Bagua, Utcubamba y Jaén, 300 nativos rodearon a los 17 efectivos PNP que resguardaban la represa. El resultado: la toma de la represa y las instalaciones de la Hidroeléctrica y el secuestro de los policías. Horas después, 15 de ellos fueron liberados y los nativos mantuvieron secuestrados al capitán Gabriel Ramírez Quijandría y al suboficial Juan Rodríguez Salazar, en la Plaza de Armas del Distrito de Aramango. El lunes 18, el suboficial Juan Rodríguez Salazar fue liberado, pero el capitán quedó secuestrado. Solo la gestión del jefe de la Región Policial Amazonas, general PNP Víctor Castañeda, logró que la Comisión de Nativos liberará horas más tarde al capitán Gabriel Ramírez Quijandría, quien fue trasladado al hospital.

• El mismo día el general Castañeda gestionó, aunque sin éxito, la liberación de los efectivos Cesar García Zuñiga y Orlando Irigon Vásquez retenidos desde el sábado en la Posta Médica de Imaza-Chiriaco-Bagua.

• No eran los únicos lugares en que los nativos rebasaron a la Policía. El sábado 16 en el puente Corral Quemado (en El Milagro-Utcubamba) mil 500 nativos bloquearon la Carretera Fernando Belaunde Ferry y hostigaron a los escasos 50 efectivos PNP de la Región Amazonas que intentaron desalojarlos.

• El sábado, mientras varios policías permanecían secuestrados, el ministro del Interior Luis Alva Castro negó, mintiendo, lo que la propia Policía Nacional informaba. Ese día, en entrevista con el diario La República, Alva Castro no sólo afirmó que todo estaba tranquilo en Bagua sino que no había ningún policía en poder de los nativos.

• Un día después, el domingo, en pleno desmadre selvático, el ministro indicaba: “En catorce meses no podemos cambiar todo, pero hemos avanzado notablemente y demostramos al país que la Policía sí es capaz de asumir su responsabilidad y mantener el orden y la seguridad. Ahora está mejor preparada y dispuesta a cumplir su misión”. La verdad era otra. Los efectivos cumplían cinco días retenidos por los nativos. Ese día, LAC viajó a Arequipa para entregar 60 nuevos patrulleros al Gobierno Regional.

• Cuando el descontrol se generalizaba en Bagua, el lunes 18 se produce una tardía sobrerreacción del Gobierno. LAC llegó a la zona (en el Helicóptero PNP MI 17-504) y horas después ( en el Hércules Nº. 382 de la FAP) llegó a Jaén el director general de la Policía, Octavio Salazar, acompañado por el general PNP Julio Vergara Herrera, jefe de Operaciones Policiales y por el general PNP Miguel Hidalgo, jefe de la Dirandro. Como se ve, a estas alturas, la Fuerza Armada ya colaboraba con el transporte policial. En el mismo vuelo llegaron 101 efectivos Dinoes, bajo el mando del mayor PNP Antonio La Madrid.

• A las 2. 45 de la tarde de ese día, 99 efectivos de la Diroes al mando del comandante Edwin Iparaguirre llegan a la zona a bordo del avión de la FAP.
• Una hora después, en otro avión de la FAP llegó un contingente de 102 Sinchis desde Mazamari, al mando del coronel Máximo Vargas, para instalarse en el Fuerte Militar "El Milagro" – Bagua Chica.

• A las 7 de la noche, 48 policías más, al mando del mayor Harris Espinoza, llegaron Jaén a bordo de un bus de una empresa de transporte.

Como se ve, recién ese día se desplegó buena parte de la fuerza de reacción que tiene la Policía y se concentró virtualmente a todo el alto mando policial. Incluso el jefe antidrogas, general PNP Miguel Hidalgo, a quien el general Salazar parece mirar ahora con recelo, pese a proceder ambos de la Guardia Republicana, fue enviado a la zona, dejando de lado las tareas antinarcóticos. En ese momento de sobrerreacción, después de los días de negligencia y parálisis, el Gobierno parecía tratar de echar mano desesperadamente de los jefes con capacidad operativa.

• ¿Por qué se demoró tanto? Parece que una de las razones principales fue el gran despliegue policial en Ica durante los días anteriores. Según pudo conocer IDL- SC, 300 efectivos de la Diroes se desplazaron entre el 9 y el 10 de agosto a la ciudad de Ica con la finalidad de garantizar la ceremonia de entrega de patrulleros que haría el ministro del Interior Luis Alva Castro. Efectivamente, el lunes 11 de agosto Alva Castro entregó 25 vehículos para la ciudad de Ica. Luego, se movilizó más policías para prevenir la protesta social en el aniversario del sismo.

• El mismo día 19 de agosto, el viceministro del Interior Danilo Guevara intentó, con involuntario patetismo, evitar reconocer que había todavía policías secuestrados. “Todos los efectivos de la PNP están localizados”, dijo. No explicó dónde.

• Pero incluso el mismo martes 19, cuando se desbloqueaba el puente de Corral Quemado, el jefe de la región de Amazonas Víctor Castañeda firmaba un acta con la comisión regional de movilización que señalaba en uno de sus puntos que “la comisión regional de movilización se compromete en gestionar la liberación de los dos efectivos de la PNP que se encuentran retenidos en Imaza”.

Algunas de las conclusiones más evidentes de esta sucesión de pequeños moqueguazos, son las siguientes:

• La PNP solo parece tener la capacidad de responder a una crisis social, posible o real, a la vez.

• El despliegue policial tiende a fluctuar entre la negligencia y la sobrerreacción.

• Como se verá (ver recuadro) la relación entre la información de inteligencia y las disposiciones operativas parece ser muy deficiente.

• En lo operativo, se tiende a desplegar inicialmente efectivos insuficientes en número, sin equipamiento adecuado, con escaso entrenamiento, para misiones que les resulta imposible cumplir. El resultado, es el policía piñata, algo casi tan nocivo para la democracia, como el policía brutal.

• Ese es el resultado, finalmente, de un liderazgo clamorosamente incompetente, de un ministerio sin ministro.

Desinteligencias

¿Existió inteligencia suficiente sobre el inminente conflicto? Fuentes de la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica (Dinie) indicaron a IDL-SC que sí alertaron sobre la masiva protesta que se gestaba, por lo menos tres semanas antes.

IDL-SC no ha podido corroborar independientemente esa afirmación. Ciertamente, es muy conocida la maña de los organismos de Inteligencia de hacer hojas informativas sobre cualquier posibilidad de conflicto social. Con eso, crean una estática informativa, pero se cubren de posibles errores. Pero lo que importa es saber si la información producida estaba correctamente analizada y clasificada de acuerdo a su relevancia.
Si hubo información oportuna, ¿se canalizó correctamente? Según se sabe, en el campo de las decisiones del Ejecutivo es el Núcleo de Inteligencia donde se analiza la información de Inteligencia para luego actuar. El Núcleo de Inteligencia es el espacio creado para prever los conflictos y organizar una mejor respuesta desde los diferentes sectores del Gobierno. Si inicialmente los ministros de los sectores claves, como el Interior, Defensa, Energía y Minas, entre otros, asistían puntualmente, las reuniones de los lunes por la mañana son ahora ralas. Últimamente, solo el premier Jorge del Castillo y sus funcionarios asisten para tomar nota de los reportes de la Dirección General de Inteligencia delMinisterio del Interior (Digimin), Dirección de Inteligencia (Dirin) y de la Dinie.

Además de Del Castillo, el equipo de la Unidad de Prevención de Conflictos de la PCM es el que usa la información. Es esta oficina, dirigida por Juan Manuel Figueroa, la que debe atender las más delicadas situaciones de crisis social. Eso, empero, no ocurre. Figueroa, quien ocupa el cargo hace un año, tiene poca experiencia en resolución de conflictos. Lo primero que hizo al llegar el aprista y ex congresista por Cusco fue reemplazar al equipo de profesionales que manejaba el tema para reemplazarlos por militantes apristas sin experiencia en resolución de conflictos. Primero, nombró como coordinador a Ronald Ibarra, de la base aprista del Cusco, luego ingresaron Valery Niño de Guzmán (ex secretario de juzgado de Cusco, militante aprista), Johan Otoya (militante aprista) y María del Carmen Castillo, quien antes de ocupar el cargo de analista de la Unidad de Conflictos se desempeñaba como fotógrafa del INDEPA, institución que antes dirigía Figueroa.

A nivel del ministerio del Interior son la Digimin y la Dirin las unidades que proporcionan información de Inteligencia al ministro del Interior y al director general de la Policía, respectivamente, para la toma de decisiones. Ciertamente, la DIGIMIN también reporta al premier y al presidente Alan García.

Determinar si las notas de inteligencia proporcionadas tanto por la DIRIN y la DIGIMIN contenían información relevante para el manejo de la crisis es fundamental para establecer responsabilidades. De acuerdo con fuentes consultadas, tanto la DIGIMIN como la DIRIN han aumentado significativamente sus partidas para gastos reservados. Según las mismas fuentes, la DIRIN, dirigida por el coronel Marino Sihuas (hombre de confianza del director de la Policía), tiene un monto de no menos de 500 mil soles mensuales para la obtención de Inteligencia.

* Imagen: Para el ministro Luis Alva Castro todo estaba bajo control en Bagua

Tomado de:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-110237.html

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.