domingo, 10 de agosto de 2008

Por denunciar al Ejército, comando mató a periodista de Tingo María

Lo declararon "enemigo de la democracia" por exponer abusos y corrupción. El periodista Guillermo López Salazar fue asesinado por el "Grupo Escorpio", dirigido por Santiago Martin Rivas, pero el homicidio, 19 años después, continúa impune. El ejecutor fue Jesús Sosa Saavedra, el asesino serial del SIE.

María Elena Hidalgo.

Castillo Grande, Tingo María. El día que el ex agente del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) Jesús Sosa Saavedra declaró públicamente que Santiago Martin Rivas y él asesinaron al periodista Guillermo López Salazar, un sentimiento de pesadumbre e indignación volvió a recaer sobre la vivienda de la avenida Iquitos 1154, en Tingo María. En ese lugar, el 20 de abril de 1989, Martin, Sosa y otros compinches sacaron de su dormitorio a "Shallauita", como era conocido el hombre de prensa, y lo ejecutaron de un balazo en la cabeza en la sala de su casa. El que disparó fue Sosa.

En el lugar hoy solo viven dos de los cuatro hijos de Guillermo López, Joseph y Eden López Pérez. La viuda del reportero, Ela Pérez Muñoz, falleció hace tres años sin saber la verdad del crimen perpetrado por el autodenominado "Grupo Escorpio", antecedente del "Destacamento Colina".

Joseph López Pérez tiene hoy 30 años, y a pesar de que junto a su madre y hermanos decidieron hace mucho no hablar de lo sucedido ni averiguar qué fue lo que en realidad ocurrió, estaban al tanto de las investigaciones periodísticas publicadas sobre la muerte de Guillermo López. En el 2004, el periodista Ricardo Uceda Pérez reveló en su libro Muerte en el Pentagonito, a partir de las declaraciones del ex agente Jesús Sosa, que el operativo para asesinar a "Shallauita" "no duró más de cinco minutos".

Pero Joseph, el mayor de los cuatro hermanos y que en aquella época contaba con apenas 11 años, rectificó la versión de Jesús Sosa Saavedra, que repitió ante el tribunal presidido por el magistrado César San Martín Castro, el pasado 30 de julio: "¿Cinco minutos?", se preguntó mientras esbozaba una sonrisa forzada: "Pero si no duró ni dos minutos".

ESTABA PEDIDO

La noche del 20 de abril de 1989, Joseph López, sus tres hermanos y sus padres se encontraban descansando en el único dormitorio de la casa. Joseph relató que la tranquilidad de la habitación que solo contaba con dos camas, fue interrumpida por un disparo en la puerta de entrada de sus casa y luego por un puntapié que abrió la puerta de la habitación.

"Volaron las chapas y entraron gritando. A la habitación irrumpieron tres encapuchados y sacaron a mi papá. En la sala había otros dos o tres. Nosotros nos quedamos en el cuarto con dos de ellos que nos amenazaban con sus armas. Lo mataron apenas lo sacaron a la sala. Todo fue muy rápido. Pero ellos no vinieron solos. Cuando se estaban yendo pudimos ver que afuera de la casa había dos camiones del Ejército con unos 60 efectivos que los resguardaban", relató Joseph López.

Durante la audiencia en la que ofreció su versión el criminal Jesús Sosa, este afirmó que la orden para liquidar a Guillermo López, que conducía el programa 'Wicapeando con Wicapa' de Radio Tingo María, provino del jefe del Frente Huallaga, el general EP Alberto Arciniega Huby. ¿La justificación? Porque el periodista supuestamente era "un enemigo de la democracia". Arciniega lo ha negado.

Los que lo conocieron y seguían su programas aseguran que Guillermo López era visto por el Ejército como un "simpatizante" de Sendero Luminoso, porque difundía casos de violaciones de los derechos humanos y actos de corrupción con el narcotráfico protagonizados por los militares.

VERSIÓN INTERESADA

"Hablaba fuerte y de frente", dijo el ex alcalde de Tingo María Ramiro Alvarado Celis: "Muchos lo tomaban como radical. No era raro escucharlo en la radio dirigiéndose a los militares para decirles que los muertos que aparecían en las calles o en las riberas del río Huallaga eran asesinatos cometidos por ellos. Y sus ataques eran reiterativos". Lo que hacía 'Shallauita', en realidad, era consignar los hechos: el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) registra que en esa zona en efecto los militares asesinaban extrajudicialmente a los sospechosos de terrorismo.

El periodista Felipe Páucar Mariluz, quien aborda el caso del asesinato de su amigo en el libro 'La guerra oculta en el Huallaga, Monzón y Aguaytía', relató que tres días antes del homicidio tuvo una conversación con 'Shallauita'.

"Me dijo que el Ejército estaba molesto con él por haber ayudado a un par de periodistas extranjeros a llegar a Nuevo Progreso, donde habían registrado con sus cámaras ocultas la complicidad del Ejército con el narcotráfico", afirmó Felipe Páucar. De modo que la supuesta filiación senderista de Guillermo López podría haber sido una forma de encubrir el verdadero motivo del asesinato del periodista.

Otro hombre de prensa de la zona, Eladio Arcaya Alanoca, amigo de Guillermo López, indicó que el Ejército lo había puesto en la mira por ofrecer amplio espacio a las denuncias de los abusos.

"En varias oportunidades usó su programa para difundir audios de intervenciones militares en la selva. El los audios se escuchaba el ruido de helicópteros y a 'Shallauita' narrando agitadamente la intervención abusiva de los militares", señaló Arcaya: "Manifestaba que el Ejército reprimía al pueblo y los arengaba a que le hicieran frente". El crimen jamás fue investigado por nadie.

LA HORA DE LA JUSTICIA

Luego del recojo del cadáver y la posterior necropsia de ley, la policía solo cumplió con elaborar un parte policial que, evidentemente, no daba cuenta sobre la identidad de los autores de la ejecución. Ningún fiscal denunció el asesinato y la familia del periodista tampoco lo hizo.

Los hijos de 'Shallauita' señalan que su madre, Ela Pérez Muñoz, optó por no asentar ninguna denuncia por la muerte de su esposo, ya que en la época nadie habría hecho nada al respecto. Además, arguyeron, no contaban con dinero para contratar a un abogado defensor. Finalmente, Ela Pérez pidió a sus hijos no hablar del caso con nadie. Y ellos cumplen hasta el día de hoy con la promesa.

"Nuestra madre lo decidió así y ahora que ya no está nosotros hemos decidido seguir respetando su decisión", dijo Joseph López: "En cuatro oportunidades han venido abogados para brindarnos sus servicios y convencernos de que enjuiciemos al Estado para conseguir una reparación civil, pero no lo hemos aceptado. No nos interesa". Lo único que recibió la familia del periodista fue una indemnización de la Municipalidad de Tingo María, en donde Guillermo López era regidor.

La declaración del asesino Jesús Sosa Saavedra ofrece a las autoridades una oportunidad para que el crimen del hombre de prensa no quede impune.

CLAVES

ADMISIÓN. El asesino serial del "Destacamento Colina", Jesús Sosa, dijo sobre el asesinato de Guillermo López: "Fue una operación especial de inteligencia". Entonces, el fiscal Avelino Guillén preguntó: "¿Lo eliminaron?". Sosa repitió: "Fue una operación especial de inteligencia".

PRECISIÓN. Entonces intervino el magistrado César San Martín. "Díganos qué significa 'operación especial de inteligencia'. ¿Se mató o no? Dígalo", indicó San Martín. "Sí, se mató al periodista", respondió el criminal.

OTRO ASESINO ADMITIÓ SU RESPONSABILIDAD

1] Jesús Sosa Saavedra no es el único que ha confesado haber intervenido en el homicidio de Guillermo López Salazar. El ex agente del SIE José Alarcón Gonzales presentó al Ministerio Público un pedido de colaboración eficaz el 18 de abril de este año. Entre la información que ofrecía incluyó detalles sobre el asesinato del periodista López. Alarcón afirmó que fue testigo porque actuó como vigía.

2] José Alarcón indicó que, además de Santiago Martin Rivas y Jesús Sosa, participó Pedro Pretell Dámaso, ya fallecido. Los cuatro luego serían parte del "Destacamento Colina" que consumó los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta.

3] El ex agente Alarcón ha sido condenado a 15 años de prisión por los asesinatos de La Cantuta y El Santa. Para sustentar un recurso de nulidad del fallo, José Alarcón ha planteado proporcionar información respecto al crimen extrajudicial de Guillermo López Salazar y de otros casos que todavía no han sido documentados y judicializados.

* Imágenes: 1) Tiempos de guerra. Joseph y Eden López fueron testigos del ajusticiamiento de su progenitor, el periodista tingalés Guillermo López Salazar, cometido por un grupo clandestino del Ejército en el Huallaga. 2) Escenario. El día del crimen, López dormía en su casa con su esposa e hijos. 3) Vida y Muerte. Arriba. Los colegas de Guillermo López el día del entierro del periodista. Abajo, el hombre de prensa, en sus primeros años como profesional. Abajo, ESCORPIO. De lentes, Martin, y Sosa, el primero de la izquierda: el día que llegaron a Tingo María para matar a López.

Tomado de:
http://www.larepublica.com.pe/content/view/237024/483/

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.