domingo, 29 de junio de 2008

Fujimori entregó 1,000 millones a Montesinos para crímenes del SIN

Jueces reconstruyen partida secreta para "Acciones reservadas" y prueban que con ella se financiaron las operaciones ilegales del Grupo Colina

Edmundo Cruz. Unidad de Investigación

La defensa de Alberto Fujimori en el juicio sobre las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta puede estar disparando al blanco equivocado. Cierto, las órdenes de matar firmadas por Alberto Fujimori, tan reclamadas por el abogado César Nakazaki, no aparecen. Pero, en dos procesos paralelos referidos a desvíos de fondos y transferencias al SIN (Servicio de Inteligencia Nacional) a lo largo de la década del 90, han ido acumulándose otro tipo de indicios que pueden convertirse en pruebas determinantes para juzgar al procesado del ex fundo Barbadillo.

Fujimori no necesitaba dar la orden o estar al tanto de los detalles: hora, lugar, objetivo, número de agentes de cada operativo. Los hechos pueden mirarse desde otro ángulo. Preguntarse, ¿quién concibió y quién financió al grupo Colina sin lo cual no se habrían producido los hechos materia de juicio?

Recuérdese que Al (Alphonse) Capone, jefe de una organización criminal de Chicago que contrabandeaba alcohol, cobraba cupos, asesinaba, etc., pudo ser descubierto sólo por la evasión de impuestos del capo.

EL RASTRO DEL DINERO

Los dos procesos judiciales en nuestro caso investigan desviaciones de fondos en los ministerios de Defensa y del Interior, en el SIN (Servicio de Inteligencia Nacional), en los tres institutos armados y en el Consejo Supremo de Justicia Militar (CSJM), durante el gobierno de Alberto Fujimori.

Documentación oficial y testimonios recogidos de las propias autoridades de esos sectores han llevado a los magistrados que investigan los desvíos de fondos a demostrar que entre julio de 1990 y diciembre del 2000 se produjo un retiro irregular de fondos públicos de hasta 916´067,191 nuevos soles, equivalentes a US$ 325´828,000, en las partidas presupuestales del Servicio de Inteligencia Nacional, de los ministerios de Defensa y del Interior y del Ejército Peruano.

Ese cuantioso desvío de fondos comenzó en diciembre de 1990 con la creación de una partida para "Acciones reservadas" en el presupuesto del SIN. Hacia este pozo debían desviarse mensualmente desde los presupuestos de los ministerios de Defensa y del Interior, lo mismo que de los institutos armados y del propio SIN, así como del Consejo Supremo de Justicia Militar, sumas que fluctuaban desde los 500 mil hasta los 10 u 11 millones de soles. El Ministerio de Economía y Finanzas debía facilitar las operaciones mensuales.

Los montos de las sustracciones crecieron con la década y en las cercanías de las elecciones del 2000. De esta partida salieron los fondos para la reelección de Fujimori.

ORDEN VERBAL

El sistema comenzó a funcio-nar a partir de una orden verbal del propio presidente de la República Alberto Fujimori impartida al jefe formal del SIN, a los ministros respectivos y a los comandantes generales.

En la mayoría de casos la orden fue verbal pero la disposición al ministro del Interior sí ha dejado huella escrita: el oficio 075-99-IN del 27 de octubre de 1999.

La confirmación de la orden presidencial verbal está refrendada en declaraciones judicializadas de casi todos los ministros de Defensa y del Interior, los jefes formales del SIN y su Administrador o los responsables de cada instituto castrense. La orden presidencial se fue renovando o retransmitiendo personalmente con los cambios de autoridades en los sectores o institutos comprometidos.

DEPOSITARIO ÚNICO

La otra característica compulsiva de este mecanismo de sustracción de fondos públicos fue que todas las partidas desviadas debían confluir exclusivamente en las manos del ex asesor Vladimiro Montesinos Torres, único responsable del manejo de la partida "Acciones reservadas". Solo Fujimori y él disponían y disfrutaban del fondo.

El dinero no era girado en cheque, como es norma en el Sector Público para la rendición de cuentas. Sino que se depositaba en efectivo y se cambiaba a dólares.

Para repartirse mejor el botín la partida fue dividida en dos partes: "Reserva 1" y "Reserva 2". ¿Con qué criterio? Matilde Pinchi Pinchi, que llevaba las cuentas personales del ex asesor, ha revelado que la "Reserva 1" era para beneficio de Fujimori y la "Reserva 2" para Vladimiro Montesinos.

Según el expediente Nº 09-2003 de la Sala Penal Especial de la Corte Suprema, desde 1994 a setiembre del 2000 los fondos desviados del SIN a la partida secreta de "Acciones Reservadas" fueron de 3 millones 700 mil soles mensuales. De los cuales 2 millones iban a la "Reserva 1" y 725 mil a la "Reserva 2".

La diferencia de 975 mil era administrada por el jefe del Servicio de Inteligencia Nacional en pago de gratificaciones al grupo Colina, por ejemplo.

POR ORDEN DEL PRESIDENTE

El 2 de junio último, en la audiencia del juicio a Fujimori, el fiscal adjunto supremo Avelino Guillén recordó a Julio Salazar Monroe declaración rendida por el ex jefe del SIN en el proceso sobre desvío de fondos del SIN que se lleva en otro juzgado:

"El doctor manejaba unas partidas llamadas Reserva 1 y Re-serva 2 –dijo Salazar Monroe–, que eran entregadas por Fujimo-ri, (a) quien rendía cuentas este último y (Fujimori) aprobaba a través de una Resolución Suprema todos estos gastos".

"Eran partidas que formalmente se entregaban al deponente (Julio Salazar Monroe), pero que en realidad se entregaban a Vladimiro Montesinos. Se hacía por órdenes del Presidente", dijo textualmente: "Del año 1991 a 1998 sumarían aproximadamente 178 millones de soles entre las dos partidas".

Julio Salazar Monroe terminó retractándose.

EL DATO

Maletín del caballero. "Reserva 1" y "Reserva 2" eran las dos partes en que fue dividida la partida para "Acciones reservadas" del SIN. De los recursos de la "Reserva 1" disponía Fujimori nadie sabe cómo. En el SIN existía un maletín color negro en el que se depositaba la mesada de Fujimori, no menos de un millón de dólares. Un enviado especial transportaba a Palacio el cartapacio más conocido como "El maletín del caballero" o el titular lo recogía personalmente.

Así se gastó el dinero negro

El ex teniente EP Carlos Aquilino Portella Núñez, uno de los encapuchados que la madrugada del 18 de julio de 1992 identificó a los nueve estudiantes cantuteños secuestrados y eliminados por el Grupo Colina, fue inmediatamente silenciado por la cúpula gobernante con un pago de 50 mil dólares provenientes de la partida para "Acciones reservadas" del SIN. Más tarde, como Portella intentara denunciar el secuestro, el estímulo se incrementó en 20 mil dólares y un viaje al Japón para que no abriera la boca.

Los estudios de sus cuatro hijos –Keiko, Sachi, Hiro y Kenya– en universidades y centros de estudios norteamericanos demandaron un gasto de 917 mil 681 dólares considerando los rubros de alimentación, viajes, alquiler de vivienda, vestido y diversión. Pero, los ingresos del padre Alberto Fujimori entre 1992 y el 2000 solo alcanzaron la suma de 189 mil soles, según declaró a la Sunat. La partida secreta "Reserva 1", de la partida para "Acciones reservadas" del SIN, le suplió esa falencia.Cuando la existencia y el accionar del Grupo Colina se hicieron públicos, la cúpula gobernante presupuestó una recompensa de 50 mil dólares para cada técnico o suboficial integrante del grupo y de 100 mil dólares para los jefes. Los operativos de base sólo recibieron 500 dólares. La partida se colgó en las alturas.

*Imágenes: 1) Desde el fondo. Hablarán o callarán mañana lunes sobre la reserva secreta que crearon y amasaron con recursos de todos los peruanos. 2) y 3) En ascuas. Julio Salazar Monroe, ex jefe formal del SIN, negó en el tribunal del ex fundo Barbadillo lo que había admitido en la sala penal de la Base Naval. Pero, el círculo se les va cerrando. 4) José Villalobos Candela, el manejador y Matilde Pinchi, reveló los fondos. 5)La orden se cumplió. Fuente: La República

Tomado de:
http://www.larepublica.com.pe/content/view/229171/483/

No hay comentarios:

Síguenos por correo


.........................................................................................................
Si desea ponerse en contacto con nosotros, escribanos a: leyendadelhuallaga@hotmail.com
.........................................................................................................
Equipo de Prensa:

Director: Ing. Agrónomo y Periodista Felipe A. Páucar Mariluz.
Edición Web, Reporteros e investigadores: Grupo Prensa Verde.

........................................................................................................
La Leyenda del Huallaga

© Copyright 2008 - 2015. Todos los derechos reservados.